Éstas son las revisiones técnicas que debes hacer a las suspensiones de tu bicicleta de montaña

Éstas son las revisiones técnicas que debes hacer a las suspensiones de tu bicicleta de montaña

Horquilla de suspensión

Las suspensiones son componentes clave de una bicicleta de montaña. Tener las suspensiones limpias con sus mecanismos internos bien lubricados supone una ventaja extra de rendimiento, comodidad y manejo de la bicicleta ante obstáculos, bajadas, saltos y otros elementos comunes de una ruta de mountain bike.

Además, previene accidentes por desgaste mecánico y nos ayuda a disfrutar mucho más de nuestras salidas en marchas y rutas. Es por eso por lo que tanto la horquilla como el amortiguador -en el caso de que tengas una bicicleta de doble suspensión- deben ser revisadas periódicamente.

Existen tres niveles de revisión e inspección técnica que debes realizar a las suspensiones de tu bicicleta de montaña. El primer nivel lo puedes realizar tú mismo, con una comprobación rápida del estado de las piezas y ajustes (barras, botellas, diales, bloqueo, SAG, etc.) antes y después de cada salida. El segundo tipo de revisión implica la limpieza y cambio de aceite y retenes, para lo que lo más recomendable es llevarla a un taller especializado. El tercer nivel de revisión implica un mantenimiento general de las partes menos accesibles y sensibles en el servicio técnico autorizado del fabricante.

No te preocupes, en este artículo queremos explicarte en qué consiste cada revisión, cuáles son los problemas más frecuentes que puedes encontrarte y, especialmente, cada cuánto tiempo o kilómetros de uso debes llevar la bicicleta a realizar el mantenimiento.

Averías más frecuentes de las suspensiones

Mecánico comprobando presión de amortiguador en tienda de bicicletas

No cumplir con las revisiones de horquillas y amortiguadores de tu mountain bike puede conllevar la aparición de problemas y averías en ambos elementos. Su coste de reparación podría superar en algunos casos el de la propia revisión. Éstas son algunas de las averías e incidencias más frecuentes:

Pérdidas de presión

En las horquillas de aire -las más utilizadas actualmente- la pérdida de presión constante, aún habiéndola inflado recientemente, es uno de los síntomas de que la suspensión necesita una revisión. Habrá que cambiar retenes o juntas tóricas y una sustitución de aceite.

Rotura del bloqueo

Otra de las averías que suelen aparecer por no realizar el mantenimiento cuando toca es la rotura del bloqueo. El aceite del circuito interno pierde propiedades con el tiempo y con la suciedad que entra desde el exterior (polvo, barro, etc), lo que provoca que las arandelas o el pistón del bloqueo se dañe. Esto hace que el mecanismo no se cierre para endurecer la suspensión. En otras palabras: no bloquea como toca en cada una de las posiciones. Si te sucede esto deberás llevar la bicicleta a un taller o servicio técnico especializado para repararlo.

Fuga de aceite

Otro problema al que se han enfrentado muchos bikers son las pérdidas del aceite de la suspensión. El líquido puede aparecer en las barras de la horquilla o cuerpo del amortiguador debido al desgaste de los retenes.También puede perderse a través de los diales de compresión o rebote. En el primer caso bastará con un cambio de retenes o aceite, pero en el segundo puede estar dañado el circuito interno de aceite o el cartucho, por lo que requerirá una revisión completa más costosa.

¿Cuándo y dónde hacer las revisiones?

Amortiguador trasero Fox

Para evitar la aparición de estas averías, que en algunos casos pueden ser bastante caras, tienes que hacer un mantenimiento periódico de tus suspensiones. Como hemos mencionado más arriba, el mantenimiento comprende tres niveles, atendiendo a la complejidad y coste de la revisión.

Revisión visual (antes y después de cada salida)

La puedes hacer tú mismo antes y después de cada salida con tu bicicleta. Limpia con un trapo húmedo ambas suspensiones y comprueba después el estado de barras (parte superior que se comprime) y botellas (barras inferiores más gruesas) de la horquilla, así como del amortiguador. Mantén siempre libres de polvo y barro la zona de los retenes, chequea la presión, el estado de la válvula donde introducir el aire y que los diales giren bien. También calibra el SAG o pre hundimiento, la compresión y el rebote.

Revisión básica (cada 50 horas de uso)

Se trata de un mantenimiento preventivo cuyo plazo se puede alargar o acortar dependiendo de la frecuencia de uso de la bicicleta. Como norma general, y para prevenir averías, desde Tuvalum recomendamos hace esta revisión cada 50 horas de uso o cada 3 meses, lo que antes suceda. Supone una limpieza interna, cambio de aceite y sustitución de retenes.

Puedes optar por hacer esta revisión en casa y así ahorrarte el coste de la mano de obra de un servicio técnico. El cambio de retenes y aceite no es muy complicado si se te da bien la mecánica. Este vídeo de Fox sobre el mantenimiento básico de la horquilla Fox 32 puede servirte de guía:

Revisión completa o general (cada 150 horas de uso)

Se trata del mantenimiento completo de la suspensión e incluye tanto la limpieza interna, cambio de retenes y aceite como el desmontaje y revisión del circuito hidráulico o las cámaras de aire. En Tuvalum recomiendamos hacer esta revisión cada 150 horas de uso o una vez al año, lo que antes suceda.

Este mantenimiento es más complejo y costoso, por lo que aconsejamos llevar la suspensión a un servicio técnico autorizado de la marca.

¿Cuánto cuesta una revisión de suspensiones de mountain bike?

Tanto la revisión básica como general de las suspensiones es costosa, aunque el desembolso se considera más una inversión que un gasto. Tener a punto las suspensiones en todo momento mejorará el comportamiento de la bicicleta en cada salida y evitará averías más caras que el propio mantenimiento.

El precio de cada revisión variará dependiendo de la marca de las suspensiones y el coste de la mano de obra del taller o servicio técnico autorizado. De forma general y para orientarte si nunca has hecho una revisión de horquilla o amortiguador, el cambio de retenes y aceite oscila entre 50 y 100 euros, mientras que la revisión completa supera los 100 euros.

Bicimax, distribuidor oficial de Fox en España y Portugal, tiene publicada en su web una lista de precios de sus revisiones para sus modelos de horquilla y amortiguador. Puede servirte también de orientación para otras marcas, ya que las tarifas son similares en todas ellas.

Plazos recomendados de revisión por marca: Fox, RockShox y SR Suntour

taller de herramientas de bicicleta

Cada marca de suspensiones tiene sus propios plazos de mantenimiento, que además varían dependiendo del tipo de suspensión (horquilla o amortiguador trasero), modelo y antigüedad.

Centrándonos en las más importantes, Fox es la que menos mantenimiento por año recomienda. Por lo general, aunque el plazo dependerá del modelo o el uso, deberá hacerse una revisión completa cada 125 horas de uso o 1 año, lo que antes suceda.

En cambio, RockShox acorta los plazos a 100 horas para sus suspensiones anteriores a 2016, pero aumenta a 200 horas para sus generaciones de 2018 en adelante. Además, recomienda hacer un cambio de aceite y retenes preventivo de todas ellas cada 50 h.

Otras marcas con mucha presencia en el mercado, como SR Suntour, recomienda un mantenimiento completo en el servicio técnico cada 100 horas de uso o un año, lo que antes suceda. En el caso de Cannondale y su horquilla monobrazo Lefty, deberá hacerse una revisión cada 100 horas de uso o un año (cambio de retenes y chequeo del cartucho) y otra más completa cada 200 horas o 2 años. Esta última incluye cambio de retenes, mantenimiento del cartucho y reconstrucción y lubricación del telescopio.

Compártelo
Deja un comentario

El blog de Tuvalum