Festibike 2019 ¿Merecen la pena las ferias de bicicletas?

Mucho se ha hablado de las ferias de ciclismo, de si tienen o no sentido para las marcas, sobre todo para los grandes fabricantes.

En este post intentaremos llegar a una clonclusión, tras comentar sobre lo más destacado de la última de estas ferias celebradas en nuestro país: la Festibike 2019, que tuvo lugar en el Recinto Ferial de Las Rozas los pasado días 14 a 16 de septiembre de 2019.

Festibike recoge el testigo de Unibike 2017, que se celebró en IFEMA, y que supuso un duro golpe al sector ciclismo tras anunciar que la edición 2018 se cancelaba por falta de interés desde las principales marcas del sector.

Lo que nosotros observamos en nuestra visita a Unibike no fue una falta de interés, sino que la rentabilidad de la participación en el evento, para una marca media, es demasiado baja.

Participar en una feria así supone para una marca de bicicletas un alto coste por exponer, además de una reducción en la inversión del consumidor medio. Es decir, significa gastarse un montón de dinero para que los mirones hagan fotos. Más o menos, éste fue el feedback de los expositores con los que tuvimos la oportunidad de comentar sobre esta feria.

Festibike no fue así. Fue un evento participativo, con muchas marcas con bicis para test, y con un buen puñado de actividades alrededor del evento, como son exhibiciones, marchas BTT, cicloturista, y demás.

Esto es lo que da valor a una feria, y no el hecho de que las grandes marcas expongan sus costosísimas novedades. Se echó de menos los modelos outlet, pero para eso siempre están las tiendas locales, y las webs de los fabricantes. En estos eventos no se busca la venta inmediata.

Escaparate para las novedades

Dentro del sector de la fabricación y comercialización de bicicletas, las principales marcas que expusieron sus novedades y superventas en Festibike 2019 fueron:

Scott

La marca de origen norteamericano aprovechó su stand en Festibike para dar relevancia a su nueva Addict RC Ultimate con cableado interno, y a la Spark RC (sí, la de Nino Schurter).

>> Ver bicicletas Scott Addict

>> Ver bicicletas Scott Spark

BMC

Los suizos tenían uno de los stands más bonitos, aunque los enormes altavoces de su vecino Commencal aturdían a los curiosos. Cabe destacar la belleza de sus máquinas, especialmente los modelos de carretera Teammachine y Timemachine.

>> Ver bicicletas BMC Teammachine

>> Ver bicicletas BMC Timemachine

También nos llamó la atención su modelo de gravel Alpenchallenge AMP eRoad, con un sistema de suspensión trasero de lo más interesante.

Canyon Bicycles

Sin un stand al uso, decidieron invertir en carpa con bicis para test. La marca alemana necesita que sus clientes vean y prueben sus bicis, por lo que eventos de este tipo, además de los que organizan ellos, les vienen estupendamente.

Los visitantes pudieron probar algunos modelos superventas como la Canyon Aeroad, Ultimate, Lux y Neuron:ON.

>> Ver bicicletas Canyon Aeroad

>> Ver bicicletas Canyon Ultimate

>> Ver bicicletas Canyon Lux

Cannondale

Este caso nos llamó especialmente la atención por la relevancia que le dieron los americanos a sus modelos de montaña, especialmente los más agresivos, con varias Jekyll y Habit expuestas en el frontal del stand.

>> Ver bicicletas Cannondale

BH

Singular stand el de los de Hernani, con una especie de recreación de paddock de la Copa del Mundo, donde el mismísimo Carlos Coloma invitaba a café mientras mostraba sus bicis y otras novedades del fabricante vasco.

Cabe destacar sus modelos Lynx para BTT y G8 para carretera. BH está haciendo un buen trabajo últimamente.

>> Ver bicicletas BH

BH G8 Disc

Otras marcas importantes que expusieron sus novedades en Festibike fueron KYM, Merida, Haibike y Felt, entre otros.

Grandes ausencias

Una de las grandes críticas que, una vez más, reciben estos eventos es la falta de marcas punteras. En este caso faltaron Trek, Specialized y Orbea. El público lo criticó sin miramientos en redes sociales, y derivado de ello comentaré al final de este post sobre mis conclusiones en relación a si estos eventos son o no interesantes para los fabricantes.

Las rarezas que se vieron en Festibike

Dejando a un lado la zona de restauración sin protección ante la lluvia (sí, llovió viernes y sábado), lo más extraño que pudimos encontrar fue:

  • Haibike SDURO Harline, una e-Bike de BTT de aluminio, con un peso cercano a los 30kg. ¡Ingobernable!
  • Suspensión delantera Trust montada en una Santa Cruz Nomad 2018. Ni el propio representante de Santa Cruz bikes supo explicar el por qué de esta horquilla.
  • Tandem eléctrico de BTT Moustache. Daban ganas de probarlo, no cabe duda.
  • Las bicicletas sin cableado externo para carretera. Las líneas son muy muy bonitas. Estéticamente no hay duda, pero nos encontramos con un serio problema: el tubo de dirección es mucho más grueso, y esto da un aspecto realmente extraño y descompensado a la bicicleta. Es algo que se aprecia en vivo, no tanto en fotografías.
Santaruz horquilla Trust
La extraña suspensión tipo Trust de Santacruz. ¿Estamos ante una nueva innovación como fue la horquilla Lefty de Cannondale?

Otro tipo de expositores

No sólo de bicis viven estos eventos, y por ello marcas líderes del sector como Nutrisports, Bkool, Garmin o Cofidis no dudaron en apostar por Festibike a la hora de promocionar sus productos con espectaculares montajes, como el de Bkool en la mismísima entrada del recinto ferial, con alrededor de 30 bicis montadas en multitud de modelos de rodillos, y una enorme pantalla donde los interesados podían probar su simulador indoor.

El futuro de las ferias de ciclismo

El sector de la bici sigue en auge, y esto es innegable. Lo que no podemos obviar tampoco es que, aunque el usuario practique más ciclismo, invierte menos dinero en su pasión.

Esto viene derivado del gran desembolso de los cicloturistas en los últimos años al cambiar el parque de bicicletas de montaña de 26” por nuevos modelos de 29”.

Actualmente sí se percibe que el ciclista tradicional de montaña invierte en una segunda bici, en este caso de carretera, o que el ciclista de carretera cambia su máquina por una con frenos de disco, pero aún así no se llega a los niveles de desembolso por ciclista de hace años.

¿Cómo perjudica esto directamente a las ferias? Pues muy sencillo: las marcas han observado estos últimos años que es más conveniente organizar eventos propios que invertir en ferias, especialmente si hablamos de un evento que tiene lugar a tan sólo dos semanas de la feria de la bicicleta más grande de Europa, Eurobike (en Alemania).

Por otro lado sí cabría destacar el gran crecimiento de un evento que podríamos casi llegar a considerar la feria más importante del ciclismo de España: SeaOtter.

Sin embargo, el ánimo de este evento es crear un espacio de ocio, en lugar de exposición. Hay muchos sub-eventos a su alrededor, como son marchas BTT, cicloturistas y gravel de cierto nivel, profesionales por doquier en los stands de sus marcas y, lo más importante, una fecha y localización garantía de éxito: Girona e inicio del verano.

Veremos si reflexión y observaciones son o no correctas, pero lo que sí puede quedar claro es que cada vez hay más apasionados del ciclismo, y tendremos eventos, sean o no exclusivos, para aburrir.

Más rarezas de #Festibike2019 en este vídeo.

Compártelo

Jorge come y bebe ciclismo 24/7, menos cuando ejerce de padre de familia, profesional de la creación de contenidos y marketing digital o está montando en bici.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer