Ventajas e inconvenientes de usar frenos de disco en carretera

Ventajas e inconvenientes de usar frenos de disco en carretera

frenos de disco

El ciclismo está cambiando día a día. Los fabricantes de bicicletas dedican cada año millones de euros a desarrollar innovaciones técnicas y lanzar novedades. En el segmento de montaña, la llegada de las ruedas de 27,5″ primero, y de las de 29″ después, cambió el mercado. ¿Quién quiere ahora una bicicleta de 26″?

En el segmento del ciclismo de carretera, la última gran innovación que parece que busca renovar el parque móvil de bicicletas de este tipo son los frenos de disco.

No es extraño pensar que todo ello se trate simplemente de una estrategia para vender más bicicletas. Es por ello que hay mucho aficionado escéptico a este respecto.

Relacionado:  Las 10 innovaciones que han cambiado el ciclismo de carretera

Pero lo mismo sucedió cuando llegaron las nuevas medidas de rueda a las bicicletas de montaña. Pocos aficionados veían con buenos ojos al principio el cambio a las 29”. Finalmente el tiempo ha dado la razón a los ingenieros de diseño, y el sector se ha renovado casi por completo.

¿Sucederá lo mismo con los frenos de disco en carretera? ¿Es una innovación que ha llegado para cambiar el mercado o simplemente se trata de una moda?

Bicicleta de carretera con frenos de disco

Ventajas de los frenos de disco

Según mi experiencia usando bicicletas de carretera con frenos de disco, y el feedback de todo aquel que los ha usado, las principales ventajas de los frenos de disco en carretera residen en una frenada más progresiva, menos brusca, y con capacidad de una mayor apurada.

Por otro lado, tenemos el excelente comportamiento ante lluvia o simplemente asfalto mojado, pero esto puede obviarse en parte, ya que la mayoría de usuarios no practican ciclismo en ruta en estas condiciones. En cualquier caso es un punto a tener en cuenta.

Inconvenientes de los frenos de disco

A continuación vamos a exponer cuáles son las desventajas que ofrecen este tipo de frenos respecto a los tradicionales de zapata.

1. El peso

Tanto los equipos profesionales como aquellos aficionados que practican el ciclismo de forma intensa, critican los frenos de disco por el sobrepeso que conllevan. Hablamos de más de 300 gramos de diferencia en comparación con un set de frenos de zapata en la misma gama (Ultegra, en este caso).

Frenos de disco

2. Peligrosidad

Los discos en sí, al igual que los platos, se convierten en un elemento cortante expuesto al ciclista en caso de caída. Bien es cierto que no se han dado demasiados casos de corte por disco en el pelotón internacional, pero es un miedo que existe entre profesionales y aficionados, y no debe obviarse.

De hecho, la UCI los prohibió tras un accidente en 2016 donde se produjo un corte en la rodilla por el contacto con el disco delantero.

3. El precio

Si bien el mantenimiento no debe de ser mucho mayor al de un grupo de frenos de zapata (las pastillas cuestan aproximadamente lo mismo que unas zapatas, como veremos más adelante), sí es cierto que el desembolso inicial es bastante mayor, y en caso de caída y necesidad de comprar componentes, éstos se disparan en precio.

Por poner un ejemplo, una maneta Shimano 105 para frenos hidráulicos de disco tiene un precio PVP de 429€, mientras que la misma maneta para frenos de puente o zapata, no llega a los 180€. Todo esto siempre antes de posibles descuentos.

Reudas con frenos de disco

Comportamiento de las ruedas

Si bien es cierto que las ruedas con discos han tenido menor tiempo de maduración en el mercado, y por ello más problemas de distribución de tensiones (es habitual que se descentren, al menos las gamas medias y bajas), hoy en día con los ejes pasantes de 142mm suponen una ventaja en comodidad para cualquier ciclista que necesite desmontar y montar habitualmente.

De hecho, son más cómodas que las de freno de puente, ya que tan sólo se ha de retirar el eje y la rueda está desmontada.

Tras varias conversaciones con fabricantes de ruedas, podemos asegurar que la idea es que en 2 años éstas sean casi tan ligeras y fiables como las de freno de puente, ya que se está trabajando en mejores materiales para los discos, ya sean de tipo Center Lock o de 6 tornillos.

Bicicleta de ruta con frenos de disco

Costes de mantenimiento

A este respecto tenemos un empate. Los frenos de puente requieren de cambio periódico de cables y zapatas, y los de disco precisan de cambio de aceite, sangrado y pastillas de repuesto. No vemos un sobreprecio excesivo.

Para comparar, podemos fijarnos en que el precio de un juego de zapatas Ultegra tiene un precio de unos 14€, mientras que unas pastillas con disipación de calor de la misma gama, rondan los 15€. No hay diferencia significativa en precio, aunque sí en prestaciones.

¿Qué opinan los profesionales?

Recientemente, en una entrevista a Iván G. Cortina, del Bahrain-Merida, se comentaba sobre los frenos de disco. El ciclista de Gijón dejó ver su escepticismo al respecto, debido a la falta de maduración en el desarrollo de ruedas fiables, y sobre todo en relación al peso del set de frenos.

Relacionado:  "Los frenos de disco son la mayor innovación que he visto en una bicicleta"

Una bicicleta World Tour tiene un límite de 6,8kg, y con este cambio podemos rebasar los 7kg.

No obstante, tanto él como el resto del pelotón internacional viene ya usando este sistema de frenado tanto en clásicas de primavera (Niza, Roubaix, Amstel Gold Race, etc), como en grandes vueltas. Es el caso del último Giro de Italia, donde la lluvia ha obligado a la mayoría de corredores a usar bicicletas con este tipo de frenos.

Ciclistas en pelotón

Conclusiones: ¿Qué pasará con las bicicletas con frenos de zapata?

Estamos en un punto en el que no hay vuelta atrás. La tecnología en el ciclismo, como en cualquier otro sector de negocio, avanza para conseguir mejores productos, mejores sensaciones y, seamos claro, más ventas.

En este caso, como ocurrió con las bicicletas de montaña de 26”, antes o después las bicicletas de carretera con frenos de puente quedarán fuera del mercado.

Cabe puntualizar que en el ciclismo en ruta la figura del purista está mucho más arraigada y no creemos que estas bicicletas desaparezcan por completo de las carreteras.

De todos modos, la evolución en cualquier área es innegable y, en este caso, los frenos de disco en carretera nos brindan más ventajas que inconvenientes.

Compártelo
Escrito por
Jorge Prado
Deja un comentario

10 comments
  • Hola Jorge,
    Estoy de acuerdo en todo lo que dices excepto en el apartado de los costes de mantenimiento. Por lo general, unos frenos de puente tienes una durabilidad muy larga, las fundas y cables duran varios años si cuidas la bici bien, y las zapatas aguantan muchísimos km.
    En los frenos de disco hidráulico, en cambio, las pastillas de resina las cambio entorno a los 2000 km. Además cada medio año toca purgar porque pierden tacto. Por otro lado también hay que añadir que la posibilidad de que se doble un poco un disco, y por lo tanto haya que cambiarlo, es bastante elevado (El precio de un disco Ultegra es de unos 40€).
    En definitiva, creo que el coste de mantenimiento de los frenos de disco suponen un gasto mucho mayor que si llevas zapata.
    ¡Un saludo y gracias por el artículo!

  • Hola,estoy de acuerdo con Alvaro,los frenos de disco son mas caros de mantener y a no ser que seas algo manitas tienes que llevar la bici mas a menudo a el taller,yo llevo frenos tradicionales y cambio di2 y apenas voy a taller,las pastillas de frenos me duran un monton de kms ,caso que mis compañeros que llevan disco tienen que cambiar pastillas mas a menudo,en bajadas muy prolongadas les hacían ruido ,bastante,l,en fin yo creo que los discos mejor para los profesionales,¿Por que? Ellos tienen el material que quieren ,les cambian los componentes en cada carrera, cosa que nosotros no podemos hacer ,ya nos cuesta mucho esfuerzo desembolsar el dinero de la bici ,los frenos de puente mas baratos de mantener que los disco,y depende de la zona donde vivas ,yo vivo en Valencia y aqui llueve poco y cuando lo hace no salgo,puertos tan largos aquí no hay para que te duelan las manos frenando.
    En fin, se que al final compare una bici con disco pero no creo que sea de total necesidad ,es mas imposición de las marcas por interés

  • Hola.
    No estoy de acuerdo en que los frenos de disco haya que purgarlos cada x tiempo, o tengan un mantenimiento «programado».

    Ya es una tecnología sobradamente probada,. En bicis de montaña llevan siendo usados más de 15 años, y actualmente son un equipamiento absolutamente imprescindible en este tipo de bicis; Incluidas las de gama «baja».

    Es bastante más probable que sea la llanta la que se doble, a que lo haga un disco. Si es la llanta la que se dobla, el freno de disco seguirá funcionando perfectamente. No, si llevas frenos de zapata. Pero es cierto que si se dobla un disco -algo que por mi experiencia creo que es poco o muy probable, a mí nunca me ha pasado- te quedas sin poder frenar con esa rueda. Sin duda.

    Los ruidos que se producen pueden ser por varios motivos, temperatura, material de las pastillas, humedad del ambiente… y es verdad que pueden llegar a molestar; pero la dosificación, potencia y modulabilidad del frenado de unos discos, es tremenda. Siempre frenan igual, independientemente del entorno: clima, agua, barro, etc.

    Bajar un puerto, por muy largo e inclinado que sea, es toda una garantía para la seguridad del ciclista. Primero por lo que he comentado de su eficacia, y luego porque es mucho más fácil y descansado -sobre todo para las manos- frenar durante el tiempo que dure el descenso. Da igual, nunca se te cansarán las manos de apretar las manetas.

    Hay otro tema, yo no lo controlo demasiado, pero parece ser que las llantas de carbono, con frenos de zapata, sufren alguna que otra avería en las pistas de frenado por la temperatura que alcanza la llanta en frenadas prolongadas y constantes, algo que con los discos no se produciría nunca.

    En cuanto al precio de las pastillas, entre 12 y 20€, y teniendo en cuenta los km que se hacen con ellas, no deja de ser un gasto menor. Gasto, en el que al igual que en otros elementos de seguridad; por ej. el casco, no deberíamos de escatimar ni un solo céntimo de €.

    He tenido varias bicis de montaña, las primeras con cantilever -ya voy siendo mayor- luego vinieron los V-Brakes, y desde hace unos 10 años frenos de disco hidráulicos, y estos últimos han sido -lo digo con la máxima humildad- uno de los avances más decisivos en el disfrute de este magnífico deporte que es dar pedales.

    Es verdad, y ya para terminar, que quizá en bicis de carretera, según donde se viva, y según el tipo de ciclismo que se practique, unos buenos puentes con unas buenas zapatas, hacen su trabajo perfectamente, que es una decisión personal de cada uno, y que no está demás que existan estas opciones para que cada uno luego decida qué le conviene más.

    Saludos

  • Empiezo solo por el principio.
    «Quien quiere una 26″?»
    Pues yo, para pode passar por bosque y no solo hacer caminos. Una 26×2.1 ya tiene una inercia y diametro considerable para algunos lugeres.

    Respecto freno de Disco en carretera, pon peso extra de radios (la fuerza no se transmite directamente a la llanta, requieres de ràdios reforzados), horquilla reforzada (los frenos hacen fuerza de flexió a la horquilla y la Palanca que hace en la horquilla es peor el freno de Disco).
    Con mtb el disco es un avance, en carretera un atraso destinado a los pijos.

  • Los frenos de disco para los ciclistas no profesionales son innecesarios, recargan peso a la bici 500gr, dificultan el desmontaje de la rueda, encarecen la bici, su mantenimiento es mucho más complicado y sucio, tener discos cortantes es peligroso, dificulta la velocidad si el viento es transversal. La inmensa mayoría de ciclistas solo frenan cuando quieren parar para una necesidad perentoria o llegan a casa, yo soy uno de ellos. Yo tengo la bici de carretera más avanzada que existe, es de 10 V con un cassette de 7V, 11-13-16-20-24-28-32, y un solo plato de 50 D, su peso 6´4 kg con pedales incluidos, se puede incorporar un cassette de 8 V con 36 D, su cambio es un APEX SRAM de pata media transformado por mi que coge 36 D y pesa 180 gr, no los 210 que marca la casa, su cadena es de 11 V, es tan suave el cambio de marchas que puede competir con el cambio electrónico, ( Mi bici tiene un cuadro SCOTT ELITE ) y todo es SRAM ) siendo una bici única.

  • Buen día
    Por supuesto que hay evolución, pero, en este caso, los costos de mantenimiento, los riesgos físicos en los accidentes dentro del lote para los ciclistas como las partes, la durabilidad de las pastillas comparadas con las tradicionales, son costos muy altos para la mayoría de consumidores… A mi, particularmente, me parce que la evolución de los de herradura es cambiar las guayas por el sistema hidráulico, me parece más efectivo, fácil de mantener y se acomoda mejor a las curvas necesarias para estar totalmente dentro de los tubos de la bici para favorecer la aerodinámica…

  • Creo que muchas de las innovaciones tecnológicas en el ciclismo obedecen a estrategias comerciales y de marketing. Vender más simplemente, dirigida especialmente a las nuevas generaciones de usuarios que van incorporándose a nuestro deporte. Y es natural que así sea, es parte de la dinámica de los cambios sociales. Pero -en mi caso- seguiré utilizando los excelentes frenos tipo caliper (de zapatas) en mi rutera aerodinámica. Los Shimano 105 me ofrecen un resultado seguro en la frenada. Eso se traduce en tranquilidad y confianza. Además, no pedaleo con lluvia ni en pavimento mojado.

  • Los frenos de disco nos los quieren meter con calzador, pero mientras haya marcas que sigan vendiendo bicicletas con frenos de zapata estamos salvados, esa es la cuestión.

El blog de Tuvalum