¿Debería cambiarme a una transmisión 1×12 en mountain bike?

ciclistas

En los años 1990 comenzó la guerra de las velocidades en el ciclismo. En aquella época quien tenía una bicicleta con transmisión 3×9 era el líder de la grupeta, el más avanzado tecnológicamente.

Pasaron los años y llegaron las piñoneras de 10v y, más tarde, las de 11v. Hoy en día los casetes 11v son ya un estándar en las bicicletas de carretera. Pero parece que se han quedado obsoletos en el segmento de montaña.

¿Y por qué parece que en mountain bike se han quedado cortos los cambios traseros de 11 velocidades? Es consecuencia de la implantación de uno de los mayores avances del ciclismo moderno, junto con las ruedas de 29″: el famoso monoplato.

Relacionado:  Siete innovaciones imprescindibles que han cambiado el ciclismo de montaña

La llegada del monoplato al mountain bike

Antes de lanzarnos a hablar de las relaciones de transmisión, comentemos brevemente sobre el monoplato.

Monoplato

Las transmisiones monoplato nacen hace unos años como solución a la demanda de simplicidad, reducción de peso y averías y mantenimiento del usuario más activo.

En su nacimiento, el monoplato se enfrenta a un grave problema, que si bien parece hoy resuelto, en aquel momento hacía dudar a muchos usuarios sobre la viabilidad del mismo. Hablamos de las piñoneras de 10v.

Una piñonera (o casete) de 10v comenzaba en un piñón (o corona) de 11 dientes y finalizaba en uno de 42 dientes. Este rango no es suficientemente amplio como para que un usuario medio pueda afrontar elevadas inclinaciones, y luego pueda alcanzar velocidades decentes en el llano.

Relacionado:  Analizamos las bicicletas monoplato: ¿cuestión de moda o de rendimiento?

Por ello la industria se apresuró a lanzar al mercado las piñoneras de 11v, con un rango medio en el mercado de 11-46v. Es decir, una corona pequeña de 11 dientes y una superior de 46 dientes.

Ciclista en mountainbike

Cabe destacar dos grandes actores en este mercado: Sunrace con su 11-46, de lo más económico, y Leonardi con su 9-45, que si bien se iba de precio muy por encima de sus competidores, daba más rango al usuario.

Sin embargo, puede que el gran vencedor en esta batalla (y en toda la guerra de las velocidades y el monoplato) haya sido la americana SRAM.

Su grupo de cambio GX de 11v fue y es un superventas. Económico, con un puño de actuación GripShift, ahora sí, fiable, y con una robustez que hacía las delicias de los usuario más dejados en el mantenimiento de sus monturas.

La irrupción de los cambios 12v

SRAM fue el fabricante de transmisiones que revolucionó el mercado con sus grupos de cambio Eagle de 12 velocidades. En muy poco tiempo, la industria ya ha asumido los sistemas monoplato 1×12 como estándar en prácticamente la totalidad de las gamas de bicicletas de montaña, incluyendo las más bajas de la gran mayoría de marcas.

SRAM XX1 Eagle

Shimano, el otro gigante de los grupos de cambio, se ha apresurado a sacar al mercado su cambio XTR 12v para tratar de equilibrar la balanza.

Pero… ¿Por qué son necesarias ahora las 12 velocidades, cuando los cambios 11v ya nos habían convencido? Pues es sencillo: por la falta de progresión en los saltos entre piñones y, sobre todo, ampliar el rango del cassette.

Estudiemos este punto y comparemos el 1×12 con el 1×11 y el 2×10 más establecidos en el mercado en cada momento.

Comparación de desarrollos y conclusiones

Para realizar la comparación hemos usado la calculadora de MTBXC.

En la imagen inferior tenemos lo siguiente:

  1. En la primera columna, el nuevo SRAM Eagle GX con un plato de 34 dientes y piñonera 10-50 dientes. Cabe destacar que usa un núcleo XD, no compatible con la gran mayoría de casetes. Igualmente, la piñonera GX es más económica.
  2. En la segunda columna se muestran los datos relativos al súper ventas Shimano XT M8000, con un plato de 32 dientes y una relacion en el casete de 11-46.
  3. Y en la tercera columna, los datos del Shimano XT biplato 24-38, con un casete 11-36. Súper ventas también en su momento (allá por 2015).

calculadora desarrollos

Analizando los datos, ¿qué conclusiones podemos sacar sobre el sistema de transmisión 1×12?

Pues parece bastante obvio que tanto a mayor velocidad (34×10) como a menor velocidad (34×50), el SRAM GX 12v vence por rango al Shimano XT 11v.

Sin embargo, la gran ventaja del 12v no es su mayor rango, sino su mejor progresión en el salto entre piñones (velocidades) fente al 11v y su simplicidad cuando lo comparamos al biplato.

Podemos observar cómo se sigue una progresión exponencial clara, sin solapamiento de velocidades, como sucede en el biplato en las relaciones 24-15 y 38-24, ni grandes pérdidas en los extremos de rango como en el caso del XT M8000 (ver Highest gear and Lowest gear en el gráfico).

Así pues, solamente os queda probar un 1×12 y acabar de convenceros de que la industria del ciclismo, además de innovar para generar comercio, lo hace por la satisfacción del usuario. Y en este caso, igual que sucedió con las 29”, ha acertado de pleno.

Compártelo

Jorge come y bebe ciclismo 24/7, menos cuando ejerce de padre de familia, profesional de la creación de contenidos y marketing digital o está montando en bici.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer