¿Qué ventajas aportan los sillines antiprostáticos?

Prácticamente todos en algún momento de nuestra vida ciclista, sobre todo al principio, hemos sufrido de adormecimiento o molestias de la zona genital. Esto puede ser debido a varios problemas.

En este artículo intentaremos encontrar las posibles causas y soluciones, ya que este problema no debe ser descuidado. Aunque estemos dispuestos a sufrir de vez en cuando encima de la bicicleta, no es este tipo de sufrimiento el que buscamos.

Usar un sillín antiprostático puede resolver este problema y evitar futuras lesiones en la zona, aunque antes de decidirte a comprar uno conviene saber las causas que provocan el adormecimiento de los genitales cuando vamos en bicicleta.

¿Por qué se me duermen los genitales?

Los hombres tenemos unida la próstata con la zona genital a través del perineo. Cuando montamos en bicicleta, nuestro cuerpo ejerce una presión sobre esa zona con el sillín, cerrando el flujo de sangre en el perineo. Esto provoca una falta de sensibilidad en los genitales.

Este problema puede ser más o menos acusado en unas personas u otras, y también depende de los ajustes de la bicicleta. Suele ser darse en mayor medida en largas subidas.

Cuál es la postura correcta en la bicicleta

Ciclista

Un punto clave para evitar futuras lesiones, para ir cómodos y para conseguir nuestra máxima eficiencia encima de la bicicleta es tenerla ajustada perfectamente a nosotros y a nuestra forma de pedalear.

Una talla de bicicleta adecuada, un manillar y sillín colocados a la altura y en la posición óptima para nuestra complexión es imprescindible para liberar presión en el sillín y repartirla de manera adecuada en los tres puntos de apoyo de nuestro cuerpo con la bicicleta, es de decir, sillín, puños y pedales.

Si no se consigue hacer el ajuste correcto o se tienen dudas, se recomienda acudir a un biomecánico.

>> Como elegir la talla correcta de bicicleta

A veces, inclinando un pelín la cabeza del sillín hacia abajo se consigue liberar algo de presión de la zona perineal y solucionar estos problemas. También un sillín muy alto o retrasado, o un manillar muy alejado o muy bajo fuerzan la presión en el perineo con el consiguiente adormecimiento.

Ventajas del sillín antiprostático

Sillín antiprostático

Si después de realizar los ajustes adecuados en nuestra bicicleta el problema persiste, afortunadamente hay más alternativas: los sillines antiprostáticos.
Son sillines con una abertura ovalada por la zona central que evitan la presión del cuerpo en el perineo cuando vamos sentados encima de la bicicleta.

Los principales beneficios que aporta un sillín antiprostático son los siguientes:

  • Liberan la presión de la zona perineal, favoreciendo el flujo de la sangre hasta los genitales.
  • Permiten realizar rutas más largas o pasar más tiempo encima de la bicicleta al reducir las molestias.

No te equivoques con la talla

Silín antiprostático

A la hora de comprar un sillín antiprostático es conveniente tener en cuenta la talla. No todos los sillines se adaptan a todos los ciclistas. Este componente tamibén tiene tallaje y anchuras diferentes.

Elegir una talla incorrecta puede hacer que el peso de nuestro cuerpo recaiga sobre el perineo en vez de en los isquiones, que son los huesos sobre los que deberíamos apoyarnos al ir sentados encima de la bicicleta.

Si queremos saber cuál es nuestra medida ideal de sillín, deberemos medir la distancia que tenemos entre los isquiones.

Las anchuras más generalizadas en sillines son 130 mm, 143 mm y 155 mm, como las que utiliza Specialized. Por ejemplo, su superventas S-Worx Power trabaja dos medidas 143 y 155 mm.

Selle Italia distingue sus sillines en 2 familias con 3 tipos en cada una. La familia S corresponde a sillines estrechos con medidas entre 131 mm y 135 mm de ancho. La familia L corresponde a sillines más anchos que van desde los 143mm hasta los 150 mm. Cada una de estas familias tiene 3 tipos de sillines, numerados del 1 al 3. Este número indica el tamaño de la apertura de la zona perineal. Los sillines de tipo 1 carecen de apertura central, los de tipo 2 tienen una apertura pequeña y los de tipo 3 tienen un corte más amplio. Estos últimos son ideales para ciclistas con gran rotación pélvica.

Conclusiones

Llegados a este punto es posible que estés pensando si la práctica continuada del ciclismo puede provocar problemas de próstata con el paso del tiempo. A este respecto, el doctor François Peinado, dice lo siguiente: “No hay datos que relacionen los problemas prostáticos con la práctica del ciclismo, pero sí que se desaconseja practicarlo en pacientes que padezcan inflamación de la próstata, para evitar la congestión pélvica y molestias en el suelo pélvico”.

Son muchas horas las que nos tiramos encima de la bicicleta, y éstas tienen que ser para disfrutar. No podemos permitirnos estar con molestias o adormecimientos, porque pueden tener fácil solución con un sillín antiprostático. Ésta es la manera más económica de solucionarlo, y si aún así persisten estas molestias, una visita a un biomecánico será un tiro acertado.

Compártelo

Viviendo el ciclismo las 24h. Miembro de Bikineros, emprendedor con ememedia.es, sufridor encima de la bici y disfrutón frente al mantel de cuadros. Padrazo cuando no pedalea.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer