Llantas anchas; una nueva tendencia en el ciclismo de carretera
Llantas de bicicleta en producción

Llantas anchas; una nueva tendencia en el ciclismo de carretera

Algunas marcas de ruedas en los últimos años están impulsando un cambio en la anchura de las llantas de ruedas para ciclismo en carretera. La tendencia de incrementar la anchura interior y exterior de las llantas tiene un fin, que es el de mejorar la aerodinámica en el conjunto rueda-neumático.

Siempre es complicado determinar cuándo se produjo este cambio, aunque sabemos que la marca norteamericana HED fue la que primero comercializó este tipo de anchura en 2006.

Steve Hed, todo un especialista en cuanto a la aerodinámica y el responsable de la firma HED ayudó a que se produjera el cambio con sus llantas C2, todo después de haber comprobado el efecto de mejora en la aerodinámica en las pruebas que hizo en el túnel de viento junto a Lance Armstrong.

En 2016, además de HED, tenemos a más marcas que ofrecen llantas con mayor anchura: Bontrager, Zipp y desde hace poco Mavic con las Cosmic Pro Carbon SL. El nuevo estándar es de anchuras interiores de 20/21 mm y exteriores de hasta 26 mm.

Cuestión de aerodinámica

Actualmente podemos comprobar que los equipos de ciclismo en ruta profesionales usan cubiertas y tubulares de 23 a 26 mm. Los grandes constructores del ciclismo se adaptan a nuevas medidas o pasos de rueda superiores para montar cubiertas a partir de 25 mm. La razón para este aumento es la eficiencia a nivel aerodinámico y de comodidad a la hora de rodar con la bicicleta.

Sin querer profundizar mucho en la base científica, el principio de mejora del coeficiente de rodadura está relacionado con una evidente mayor eficiencia en el contacto con el asfalto. Cuando las cubiertas son más anchas, pongamos por ejemplo 25 mm, la huella que deja en el piso es más redondeada, si vemos la que deja un neumático de 23 mm es más fina pero más alargada.

El resultado es que esta huella tiene mejores prestaciones en aspectos tan importantes como la velocidad del ciclista o la resistencia de rodadura, que al ser menor hace ahorrar energía. A todos estos beneficios le sumamos una mayor comodidad y facilidad de maniobra.

Ruedas Bora

Mayor resistencia a los pinchazos

Las cubiertas más anchas en aros anchos permiten que se puedan usar a presiones inferiores sin que mermen sus prestaciones y con una mejora evidente de la calidad de rodadura.

Especialmente podemos notarlo en el agarre en terrenos húmedos y además proporciona mayor resistencia a los pinchazos.

No nos olvidamos de un aspecto como el peso, y es que las cubiertas más anchas como es lógico pesan más, unos pocos gramos, pero ese peso extra está situado en la parte exterior de la rueda y no tiene una influencia dinámica decisiva en la bicicleta.

En palabras del responsable de HED en Europa, Pepe Navarro: “Recomendamos que se usen cubiertas de 23 mm como mínimo y en caso de que el paso de rueda de la bicicleta lo permita mejor si son de 25 mm”. A esto añade que “la combinación que podríamos decir ideal es usar unas ruedas que tengan aros anchos adecuadas a estas medidas, lo cual repercutirá en un mejor rendimiento”. ¿Te animas a probarlas?

Compártelo
Deja un comentario

3 comments
El blog de Tuvalum