¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar la cadena de la bici?

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar la cadena de la bici?

Mecánico reparando cambio trasero

Mantener la cadena de la bicicleta en perfectas condiciones es esencial. Eso significa que tiene que tener la lubricación adecuada y no sufrir desgaste de sus eslabones para aumentar su duración. Pero hay que tener claros los plazos de mantenimiento y saber cuándo se ha desgastado para reemplazarla.

Del buen estado de la cadena depende en primer lugar el correcto funcionamiento de las transmisión de la bicicleta. Una cadena sucia, con polvo, barro y oxidada emitirá ruidos, provocará saltos al cambiar y no engranará bien con las coronas o los dientes del plato, entorpeciendo el pedaleo.

Además, una cadena con un mantenimiento inadecuado acelerará el desgaste del dentado de los platos y las coronas, lo que puede obligarnos a tener que reemplazarlos antes de tiempo, con el consiguiente desembolso económico que supone. Para hacerse una idea de la diferencia en el coste de la sustitución, el cambio de cadena tiene un gasto medio de entre 25 y 40 euros, siendo los precios similares tanto en mountain bike como en carretera.

Sin embargo, el coste de sustituir cassette, platos (y cadena, lógicamente) se puede disparar a los 120 ó 140 euros para un grupo de gama media. Mucho más si tenemos un grupo de transmisión de gama alta. Y todo ellos sin contar la mano de obra, si decides hacer la sustitución en un taller.

¿Cómo saber si la cadena está desgastada?

Hay un método muy sencillo para saber en pocos segundos si la cadena de tu bicicleta está desgastada y necesita sustituirse. Pero este método requiere de hacerse con un calibre de cadena. Se trata de una herramienta de metal o plástico que venden en cualquier tienda de ciclismo y mide la elongación o estiramiento de los eslabones.

El desgaste de los eslabones hará que éstos se estiren y comiencen a hacer más fricción con los dientes de coronas y platos. El calibre de cadena es capaz de medir el porcentaje de elongación, con dos medidas principales: 0,75 mm y 1 mm, situada cada una en cada lado del calibre.

Deberás introducir uno de los salientes del lado 0,75 mm en el hueco de uno de los eslabones, y dejar caer el otro diente sobre la cadena. Si este último se introduce sin problema dentro de otro eslabón, dejando el calibre completamente paralelo y unido a la cadena, ésta deberá cambiarse porque estará gastada.

Por otro lado, si pruebas a introducir el lado del 1 mm en los eslabones y ambos salientes entran, deberás cambiar además el plato, cassette y roldanas, ya que estarán también gastados. En este vídeo de ThePersonTube puedes ver en detalle cómo usar bien esta herramienta:

Incompatibilidades entre cadenas

Conviene recordar que el desgaste medio de una cadena de la bicicleta oscila entre 3.000 y 8.000 kilómetros. Es un margen amplio debido a que el deterioro se acelerará o retrasará en función del uso, modalidad de ciclismo practicada, la calidad de la cadena, etc.

También recuerda que si te has iniciado hace poco en el ciclismo inevitablemente deberás cambiar la cadena una o varias veces durante la vida útil de tu bicicleta. Y cuando llegue ese momento deberás escoger una compatible con tu grupo transmisión.

No es recomendable comprarte una cadena de MTB de 10 velocidades para poner en una transmisión de 11v o viceversa. También deberás atender al número de eslabones de la cadena. Viene indicado en cada producto y, al instalarla en tu transmisión, deberás superponerla sobre la antigua para que el número de eslabones y por tanto su longitud coincidan.

Cómo cambiar la cadena de tu bicicleta

El cambio de cadena es una operación sencilla que, a poco que seas curioso y un poco manitas con la mecánica, podrás hacerlo en casa sin problemas. Pero siempre habrá que tener en cuenta las recomendaciones anteriores: asegurarse que la cadena que vas a instalar es compatible con la relación de nuestra transmisión (2×10, 2×11, 1×12, etc.) y que tenga idéntica longitud que la antigua.

Consejos para prolongar la vida útil de tu cadena

La cadena es uno de los componentes de la bicicleta más expuestos al desgaste por el uso. Pero hay ciertos trucos para retrasar su degradación. Aplicándolos, es posible que dure varios años, incluso montando en bici de manera habitual.

Limpia y engrasa la cadena tras cada salida

Más que un truco, es casi una operación de mantenimiento primordial. Después de cada salida en bici, especialmente si practicas MTB, es necesario desengrasar, limpiar con agua y engrasar la cadena. En este artículo te explicamos qué tipo de lubricante es más conveniente para cada situación.

Evita cruzar la cadena

En transmisiones de doble o triple plato elige una combinación plato-piñón que no cruce la cadena y así reduzca la fricción. En un grupo 2×10 ó 2×11, los más habituales en carretera, combina el plato pequeño con las cinco coronas grandes y el plato grande para las 5 ó 6 más pequeñas.

No abuses del cambio

Muchos ciclistas usan más de lo que deberían tanto el cambio trasero como el delantero. En ocasiones es inevitable por el tipo de recorrido, si es una carrera, una marcha exigente, etc. Pero un uso inteligente de los pulsadores, que pasan por marcarse un ritmo constante, hará que los saltos entre coronas o platos sean menos y repercutan directamente en el aumento de la vida útil de la cadena.

Opta por una cadena con revestimiento

Lo recomendable es hacerte con el recambio de cadena del grupo montado en tu bicicleta. Si tienes un grupo Shimano Deore XT, la cadena deberá ser la propia del grupo. Pero entre los propios grupos de cada marca, y entre estas últimas, hay numerosas compatibilidades de cadena, pero siempre entre transmisiones con las misma relación (1×11, 2×11, 1×12, etc).

En este punto, es posible personalizar la transmisión con una cadena con revestimiento especial anti corrosión o anti óxido (de cromo generalmente), o con diseño especial, como la de superficie plana del SRAM Red AXS, que garantiza menos fricción y cambios más suaves. Otras marcas destacadas con cadenas duraderas son KMC, Taya o Sunrace, que tienen modelos compatibles con los principales grupos del mercado.

Compártelo
Deja un comentario

El blog de Tuvalum