5 razones por las que Alberto Contador es uno de los mejores ciclistas de la historia

Alberto Contador

Todos los que vieron, en directo o a través de la televisión, la penúltima etapa de la pasada Vuelta la recordarán para siempre.

Fue mucho más que la última batalla de Alberto Contador antes de abandonar el ciclismo profesional, mucho más que el último y agónico esfuerzo de un incansable batallador por la victoria, aún con todo en contra.

Ese último sacrificio de Contador en el Angliru fue el sello imborrable para una trayectoria legendaria, de las que nunca dejan de agrandarse a pesar de que el protagonista lleve años retirado.

 

Alberto Contador

Los mejores tienen el poder de trascender a las circunstancias. Por eso es improbable que nadie recuerde, dentro de unos años, si fueron 20 los que le distanciaron del podio tras imponerse en una de las etapas más duras del circuito internacional.

Los detalles se irán difuminando, permanecerá la épica. Quince años después de su debut, el madrileño merece ya un sillón de honor en el aristocrático salón de los mejores ciclistas de todos los tiempos, y tendríamos muchas más, pero vamos a darte 5 razones por las que Alberto Contador puede ser considerado uno de los corredores más destacados de la historia.

Tuvalum anuncio

Por su palmarés

El Giro de Italia de 2008 y el de 2015, el Tour de Francia de 2007 y de 2009, así como la Vuelta a España de 2008, de 2012 y de 2014 llevan su nombre. Y deberían bastar para encumbrar a Contador al lugar que merece en la historia del ciclismo.

Pero su historial de triunfos no termina ahí, ni mucho menos. Completan su prestigiosa trayectoria 8 victorias de etapa en esas tres Grandes Vueltas, la Vuelta al País Vasco de 2008, 2009, 2014 y 2016, la Milán-Turín de 2012 y la Tirreno-Adriático de 2014.

Adorna todo ello con la victoria en el UCI Word Ranking y con 4 elecciones como Bicicleta de Oro al mejor ciclista del año. A ello hay que sumar que puede presumir de ser el único ciclista español que ha ganado Giro, Tour y Vuelta, algo que le coloca a la altura de superhombres como Merckx, Hinault, Anquetil, Gimondi y Nibali.

Alberto Contador

Porque le tomó el pulso al Tour desde el primer día

Contador se plantó en el Tour como debutante en la edición de 2005, el año de su regreso al profesionalismo tras su grave intervención quirúrgica.

Fue una apuesta valiente para él y para los que apostaron por él. Enrolado en las filas del Liberty Seguros-Würth y con apenas 22 años, fue el segundo mejor joven de la carrera.

Y tanto le tomó el pulso a la competición que en 2007, en su segunda participación, ya se coronó en París.

No ganó en su primera comparecencia, como los legendarios Eddy Merckx o Bernard Hinault, pero su mérito es indudable. Miguel Indurain, por ejemplo, tardó 4 años en escuchar el himno español vestido de amarillo.

Alberto Contador

 

Porque ni siquiera una sanción por dopaje pudo con él

Febrero de 2012 solo trajo malas noticias para Alberto Contador, que se vio obligado a asumir la sanción de dos años del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) por positivo por clembuterol.

50 picogramos tuvieron la culpa aunque la defensa del corredor los atribuyó, sin éxito, a un chuletón adulterado.

Fue desposeído del Tour de 2010 y del Giro de 2011 por la UCI. El castigo, un varapalo que en otro profesional habría supuesto un total derrumbamiento anímico y mental, fue su combustible. Hecho de otra pasta, demostró al mundo que volvía incluso más fuerte, logrando otros dos triunfos generales en la Vuelta a España y el Giro de 2015.

Banner más de 1000 bicis en oferta

Porque derrotó a la enfermedad y lo celebró de la mejor forma posible

Sin tragedia no existe el héroe. Y Contador, como los grandes de verdad, tuvo su propia caída y redención.

El 13 de mayo de 2004, en la Vuelta a Asturias, cayó al suelo debido a un mareo repentino y, estando inconsciente, sufrió unas fuertes convulsiones. Su vida llegó a correr peligro.

La causa era un cavernoma cerebral congénito del que tuvo que ser operado de urgencia en Madrid durante 5 horas. La enorme cicatriz que le acompaña desde entonces atestigua la gravedad de la intervención.

Durante un año, Contador no solo trabajó para recuperar una vida normal, sino que lo hizo, también, para regresar a la élite como si nada hubiera pasado.

365 días más tarde, el futuro campeón era aún más fuerte. Tanto que, el mismo día de su regreso, en el australiano Tour Down Under, ganó la etapa reina. La adversidad hecha motivación y virtud como pocas veces se ha visto en la historia de este deporte.

Alberto Contador

Porque fuera de la carretera siempre fue un ejemplo

El deporte profesional exige a sus ídolos conductas ejemplares cuando están fuera de los focos. La exhibe Pau Gasol, la representa Rafa Nadal y también la tiene Alberto Contador desde que comenzara a abrir informativos y llenar portadas de periódicos.

La trayectoria del pinteño ante los medios de comunicación es un ejemplo de humildad, moderación y respeto por sus rivales. Su responsabilidad social está también fuera de toda duda, como lo demuestra la creación, en 2010, de la Fundación Alberto Contador.

Alberto Contador

Su objetivo es el de “concienciar a la población y a las autoridades sanitarias del enorme impacto sociosanitario del ictus y mejorar el conocimiento que la población tiene del mismo”, como él mismo indicó el día de su inauguración.

Becas de investigación y eventos ciclistas de concienciación sobre este problema son algunas de las medidas que se toman desde este organismo.

Compártelo

José Ángel es periodista deportivo. Ha jugado al baloncesto y al waterpolo y ha dado bastantes pedaladas. La bicicleta que recuerda con más cariño es la GAC Motoretta 2 que tuvo con 8 años, pero con la que más ha disfrutado es con la Giant Stonebraker de su adolescencia.

1 comments On 5 razones por las que Alberto Contador es uno de los mejores ciclistas de la historia

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer