Cómo iniciarse en el ciclismo de gravel

El gravel está de moda, pero no todos sabemos qué es y qué requiere exactamente. En este artículo te explicamos las ventajas de esta divertida modalidad, a nivel recreativo, y qué puntos has de evaluar antes de invertir en una bicicleta de gravel.

El usuario medio de mountain bike y ciclismo de carretera suele dudar en relación a su uso y capacidades de estas bicis, geometrías, ruedas y cubiertas, presiones, pedales a usar,… Un sinfín de dudas que intentaremos resolver a lo largo de las siguientes líneas.

Indicar también que las bicicletas de Gravel han sido concebidas para un uso mixto entre asfalto y pistas de tierra, así que si lo que buscamos es un uso más o menos habitual en zonas de montaña, quizás no sea la mejor idea hacerse con una de estas bicicletas.

Cómo es una bicicleta de gravel

Orbea Terra

Una bicicleta de gravel es un híbrido entre una bicicleta de montaña sin suspensiones y una de carretera. Monta un manillar de carretera más ancho de lo habitual (46 a 50cm), frenos de disco hidráulicos o mecánicos, y en los modelos más modernos, monoplato.

Las ruedas ofrecen una garganta interior más generosa que en los modelos de carretera, y las cubiertas presenta un pequeño taqueado que nos da el agarre necesario en pistas de tierra, pero sin lastrar en asfalto. El balón de este tipo de neumáticos va de 35 a 45mm.

>> ¿Para qué sirve una bicicleta de gravel?

¿Necesito realmente una bicicleta de gravel?

La pregunta no es si la necesitas. Es si te la puedes permitir, y no tanto en lo económico. Una bicicleta de gravel puede ser una fuente inagotable de alegrías, pero también puede serlo de frustración.

Lo primero es saber por qué terrenos vas a rodar y, si éstos no son del todo favorables, si dispones de técnica suficiente como para afrontar subidas duras y zonas técnicas con solvencia.

No olvidemos que una bici de gravel, pese a ser realmente polivalente, es muy limitada cuando nos adentramos en zonas de BTT, ya que la ausencia de suspensiones delantera y trasera, añadido a que el balón de las cubiertas no proporciona tanto confort como en una bici de montaña, nos genera una sensación de rigidez que para muchos usuarios puede ser un verdadero problema.

Cassette bicicleta gravel

Por otro lado, tenemos la transmisión. Un desarrollo típico es el 40/11-42, muy justo tanto por abajo como para arriba si comparamos con los desarrollos en carretera y montaña respectivamente.

En llano con un plato de 40 y un piñón de 11 dientes se va bien, pero en cuanto aparece un falso llano en bajada, nuestras piernas comienzan a girar demasiado. Con una cadencia de 100 podemos ir a 45kmh, pero es un esfuerzo que no perdura en el tiempo ya que 100rpm es demasiado.

Por arriba, si buscamos el llamado molinillo, vemos que carece de él. Una subida por pista forestal no suele presentar más de un 10%, y con el 40 y piñón de 42 dientes podremos afrontarlo sin problema. Lo duro viene cuando queremos meternos por caminos de BTT, ya que ahí si nos encontramos zonas conpendientes del 15% y mayores, donde nuestro desarrollo se quedará realmente corto.

Además, la tracción se resiente por el tipo de neumático que montan estas bicicletas. Yo personalmente uso un 40/11-36 en mi Canyon Grail CF, y por encima del 10% comienzo a sufrir.

Para calcular la mejor relación de transmisión os recomendamos que uséis alguna calculadora de desarrollos como la de Gear Calculator. Siempre podréis pedir consejo a vuestro tendero si aún no tenéis claro este tema.

Factores a considerar

bicicleta de gravel

Una vez hayamos valorado la compra en función de si la zona que frecuentamos y nuestras capacidades físicas y técnicas son favorables, nos lanzamos a buscar modelos en las habituales marcas de bicicletas del mercado.

Sin embargo, hemos de tener un par de aspectos en consideración previo a este momento:

¿Has probado alguna bici de gravel?

Te recomiendo que te hagas con una para un par de días (la puedes alquilar) y que te hagas dos rutas: una con más asfalto y otra con más montaña (BTT). Nunca hemos de comprar nada sin estar convencidos de que le vamos a dar uso. Mejor evitar disgustos.

¿Estás seguro que de la necesitas?

Muchos aficionados compran una bicicleta de gravel por capricho, arrastrados por la moda, pero sin tener disponibilidad para darle uso. Una bicicleta de gravel es para disfrutar por pistas forestales y rutas que alternan tramos asfaltados y caminos sin asfaltar. No es una bicicleta que sustituya a una mountain bike.

Bicicletas de gravel recomendables

Canyon Grail

Uno de los primeros modelos en llegar al mercado español fue la superventas Specialized Diverge. Actualmente tenemos modelos de Gravel en casi todas las marcas, pero si yo tuviese que destacar cinco modelos, elegiría los siguientes:

Estos modelos montan grupos medios como Shimano 105, Ultegra o GRX (específico para gravel con monoplato), o sus equivalentes en SRAM.

Si nuestro presupuesto no es muy amplio, podemos encontrar modelos similares pero con cuadro de aluminio en lugar de carbono en torno a los 1400€. O también podemos comprar una bicicleta de gravel de segunda mano.

La importancia de las ruedas

Bicicleta de gravel

Si buscamos tener solamente una bicicleta para todo, las ruedas son el punto clave. Dependiendo del modelo las bicicletas de gravel suelen montar ruedas de 27,” ó de 28″.

Así pues, podemos montar neumáticos de carretera de 28 ó 30mm cuando queramos hacer rutas en asfalto con nuestra grupeta, o con taco medio y balón de 40mm cuando vayamos a bucear en lo profundo del bosque (¿apetece salir a perderse eh?). El problema es que necesitaríamos esa paciencia que muchas veces no tenemos para ir cambiando neumáticos cada vez que cambiemos de ruta.

Por ello yo recomiendo la adquisición de un segundo juego de ruedas (más neumáticos y cassette) para su uso en carretera. Hay multitud de ruedas de carbono en el mercado de segunda mano.

>> Ver ruedas de carretera

Tubeless en gravel

¿Merece la pena llevar ruedas tubeless en una bicicleta de gravel? La respuesta es clara: ¡tubeless sí!

Hoy en dia todas las cubiertas de más de 25mm vienen preparadas para tubelizar. Y son todo ventajas. Además, si usamos cámara convencional es probable que pinchemos muy a menudo, ya que las cubiertas de gravel no son precisamente de lo más robusto, y en zonas de BTT no ofrecen seguridad alguna antipinchazos.

>> Herramientas imprescindibles que debes llevar en tus salidas en bicicleta

>> ¿Merece la pena usar ruedas tubeless en carretera?

Pedales y zapatillas para gravel

Bicicleta de gravel

Otra duda habitual sencilla de responder. En gravel se usan pedales y zapatillas de BTT. No obstante, dentro de la amplia oferta que tenemos en el mercado, hay modelos más recomendables para la práctica del gravel. Aquí os dejo mi elección:

  • Pedales Shimano M30 SPD. Tienen cala por ambos lados y la superficie de apoyo es mayor gracias a la plataforma extra.
  • Zapatillas Northwave Ghost XCM. Zapatillas con buen agarre y cómodas, con horma ancha. Perfectas para carretera y gravel, ya que no tiene un taqueado excesivo. Además son bien bonitas.

Conclusiones: ¿es el gravel una moda impuesta?

El ciclismo de gravel está de moda, pero no es un producto de marketing impuesto por las marcas. Quien piensa así es que no lo ha probado.

Mi recomendación es que si os interesa, alquiléis una bici de gravel un fin de semana y salgáis por los senderos, carreteras, pistas… Todo lo que se os ocurra. Y comprobéis lo divertido que es.

En países con infinidad de kilómetros de pista cono Holanda, Bélgica o EEUU, hace muchos años que se usan este tipo de bicis, aunque quizás menos sofisticadas que las actuales. Hoy en día nos encontramos con cuadros preciosos y montajes de lo más atractivo. Y no por grandes cantidades de dinero. Además, los pesos no son nada descabellados.

A mi parecer, el gravel ha llegado para quedarse. Y para disfrutarlo.

Compártelo

Jorge come y bebe ciclismo 24/7, menos cuando ejerce de padre de familia, profesional de la creación de contenidos y marketing digital o está montando en bici.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer