Consejos para elegir una buena badana de ciclismo
Vista trasera de ciclista en bicicleta de carretera levantado

Consejos para elegir una buena badana de ciclismo

La badana es una parte fundamental de la ropa de cualquier ciclista, sobre todo si salimos en bicicleta de manera habitual y como deporte. Cuando hablamos de badana hacemos referencia a la parte acolchada del culotte, tejida en la entrepierna, que sirve para recubrir y proteger los genitales del ciclista.

Sin embargo a veces descuidamos su importancia olvidando que es un elemento que afecta directamente a la comodidad a la hora de pasar largas hora encima de la bicicleta.

Además de proteger los genitales, la badana evita que estas partes sensibles y la piel que las rodean sufra de rozaduras o impactos en el contacto con el sillín de la bicicleta. La badana hace la función del cojín de un sofá y ayuda a que, con el paso de los minutos y las horas encima de la bici, no sintamos tan duro el sillín y evitemos dolor en los isquiones, los glúteos o la cadera.

En este artículo queremos explicarte cómo elegir correctamente el culotte que necesitas en función de su badana y tipo de acolchado.

Qué debes tener en cuenta al elegir la badana del culotte

Ciclista abrochándose el maillot

A la hora de comprar un nuevo culote lo más importante y lo primero que tienes que ver es que tenga una badana de calidad y que se ajuste al tipo de ciclismo que vas a realizar. Éstas son las características principales en las que te debes fijar.

Tamaño

Si la badana es muy ancha o muy gruesa y protege más allá de la zona de la entrepierna, extendiéndose también por la parte interna de los muslos, no es la adecuada para ti.

Tiene que coincidir con el tamaño de la entrepierna y tener un grosor moderado. De lo contrario, se resbalará sobre el sillín y no podrás pedalear adecuadamente.

Ergonomía

Te aconsejamos que te pruebes bien el culotte, a ser posible subiéndote a una bicicleta para comprobar que se adapta bien al sillín y a tu forma de pedalear. De esta forma también podrás comprobar si su tamaño es el adecuado para ti.

Escoge siempre una badana ergonómica, flexible y con diferentes secciones, que no se mueva de la zona de la entrepierna al levantarte o sentarte.

Costuras

Dale la vuelta al culotte y examina cómo son las costuras de la badana. Para que ésta sea cómoda tiene que tener las costuras lo más planas posibles, bien rematadas y sin salientes o cosidos irregulares. Esto evitará rozaduras e irritaciones en la zona inguinal.

Si tiene costuras muy prominentes con el paso del tiempo encima de la bicicleta éstas rozarán con la piel y te provocarán desde unas ligeras molestias a una irritación que te impedirá disfrutar de tus salidas en bicicleta.

Tipo de tejido

El acolchado, normalmente hecho de espuma o gel sintético, y los tejidos de la badana tienen que tener propiedades antibacterianas y absorber rápidamente el sudor. Comprueba en la ficha técnica del culotte esta propiedad.

Los materiales antibacterianos evitan que se acumulen la suciedad y el sudor y previene de posibles infecciones por irritación o por el contacto prolongado de las bacterias en la piel.

Género

Presta atención también a que la badana esté diseñada específicamente para tu sexo. Hombre y mujer poseen una diferente morfología de la entrepierna. Las badanas de mujer son más cortas y anchas, por lo que están fabricadas con un diseño diferente que no se adapta bien al hombre.

Tipos de badana según el tipo de ruta

Vista trasera de ciclista con bicicleta de montaña

Otro método muy práctico para escoger tu badana ideal es atender al tipo de rutas habituales que sueles realizar, según la distancia o duración de éstas.

Ten en cuenta que a mayor duración de la ruta, más posibilidades hay de que aparezcan los temidos dolores en la entrepierna o glúteos y mayor riesgo de que aparezcan rozaduras e irritaciones. Por eso es importante atender a esta tipología de badanas:

Badanas para rutas cortas y ocasionales

Para salidas cortas, asequibles y ocasionales están las badanas de tipo Coolmax, hechas de espuma y de baja densidad. Son las badanas de los culottes más económicos, que se desgastan más rápidamente que las de media o alta gama y son útiles para practicantes ocasionales o rutas cortas.

Badanas para rutas de media distancia

En un nivel superior, y si aumentamos el kilometraje de la ruta, están las badanas de las denominadas gama media, con mejores densidades gracias a la utilización de gel o espuma de alta densidad. También destacan por llevar costuras planas, más elaboradas. Resultan muy recomendables para rutas de 2 a 3 horas, aunque el precio será más elevado que las anteriores, por encima de los 50€ por culotte.

Badanas para rutas de larga distancia

En salidas de fondo con varios puertos en ciclismo de carretera, o para rutas de maratón o alta montaña en mountainbike, es muy importante no escatimar en gasto para el culotte si quieres obtener un alto grado de comodidad y evitar molestias o rozaduras.

Las badanas hechas con espuma viscoelástica o con memoria, gel con propiedades de amortiguación, o incluso con injertos de carbono para reducir la fricción son las que entrarían dentro de este grupo. Además, las costuras son totalmente planas. Con todo esto evitamos o retrasamos la aparición de molestias, rodando cómodos en todo momento. Son badanas que se incluyen en culotes de media o alta gama, con precios que en algunos casos superan los 100 euros.

Conclusiones

Vista trasera de ciclista en bicicleta de carretera

Te recomendamos dedicarle tiempo a elegir un buen culotte de ciclismo, atendiendo siempre al tipo de badana que tiene. Fíjate bien en su construcción, en las costuras y en el tipo de material del acolchado.

Si vas a una tienda no dudes en probártela o incluso pedir alguna bicicleta de prueba para comprobar que se ajusta a tu cuerpo y resulta cómoda al sentarse en el sillín.

También te aconsejamos, en la medida de tus posibilidades, que no escatimes en gasto en la compra del culotte. Te merecerá la pena gastarte 20 ó 30 euros más si eso supone tener una badana con acolchado de alta calidad y diseño ergonómico.

Compártelo
Deja un comentario

El blog de Tuvalum