Cómo elegir el casco de ciclismo adecuado

Cuando nos compramos un casco de ciclismo, a menudo basamos nuestra decisión de compra en aspectos como la estética, el color y la comodidad.

¿Existen otros factores que debamos tener en cuenta a la hora de elegir qué casco es el más apropiado para nosotros? ¿Sirven todos para lo mismo?

Tipos de cascos para ciclismo

La primero que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un casco de ciclismo es la modalidad que vamos a practicar. En función del tipo de uso que vayamos a hacer en bicicleta, deberemos elegir uno u otro.

Cascos para montaña y carretera

Aunque hay quien distingie entre cascos para mountain bike y para carretera, la realidad es que cada día somos más los que utilizamos el mismo casco para las dos disciplinas, ya que son cada vez más versátiles.

Antes era habitual que los cascos de MTB siempre fueran con con visera, lo cual los diferenciaba de los cascos para cicloturismo o ciclismo en ruta. Sin embargo ahora cada vez se ven menos y ambos tienden a una estética más homogénea.

Casco de bicicleta

Si eres de los que les gustan las viseras para montaña, tienes modelos como por ejemplo el Z2IN1 de RH+, que incluye una de quita y pon, ya que en carretera al ir con una postura más tumbada la visera molestaría y por eso no se usa.

Cascos para contrarreloj y aero

Los cascos de contrarreloj o de larga distancia están enfocados en buscar la máxima efectividad y la mejor aerodinámica posible, dejando de lado otros aspectos como la ventilación.

Son los utilizados por los ciclistas profesionales en las etapas contrarreloj o por los triatletas de larga distancia que compiten en pruebas de Ironman y Ultraman.

En el ciclismo de carretera cada vez se ven más los cascos de tipo aero, que aunque también tienen un diseño aerodinámico, no son tan agresivos ni incómodos como los de contrarreloj.

triatleta

Este tipo de cascos se usan sobre todo para disciplinas con duatlones o triatlones y sonun término medio entre los clásicos de carretera y los de contrarreloj.

También hay cascos versátiles para ambas modalidades, como el Fabel de Nesta, que tienen la opción de colocarle una carcasa para hacerlo más o menos aerodinámico.

Esta solución no solo es útil para usar el mismo casco en diferentes modalidades, sino también para hacerlo en función de la temperatura, ya que con la carcasa el casco estará menos ventilado y ayudará a tener la cabeza más caliente en invierno.

Cascos para trail y enduro

Dentro del ciclismo de montaña, se puede distinguir entre cascos para la práctica de trail y de enduro.

Ambos suelen incluir la visera dentro del bloque del casco y cubren más la parte occipital del cráneo que los convencionales. Además, los de enduro tienen una protección para el mentón para proteger ante posibles caídas.

Relacionado:  Qué hacer en caso de sufrir un accidente con la bicicleta

Nuevamente, el mercado está tendiendo a unificar el uso de estos cascos con gamas versátiles para una y otra disciplina. Hay modelos como el Forza 2.0 de Catlike que tienen la mentonera extraíble para que puedas llevarla en caso de hacer enduro, o quitarla si vas a practicar trail o rutas menos agresivas.

Cascos para descenso

Una categoría aparte son los cascos de descenso, también denominados de gravity. Se trata de cascos integrales que se asemejan a los utilizados en motocross. Ofrecen una mayor superficie de protección alrededor de la cabeza.

Bicicleta de descenso

Cascos urbanos

Son los más simples y básicos. Debido a que los desplazamientos en ciudad son menos agresivos y exigentes que los entrenamientos, salidas o competiciones, para este tipo de cascos se tiene más en cuenta la estética que el peso o la aerodinámica.

¿Cómo puedo saber mi talla de casco?

Al igual que sucede con la talla de bicicleta, es importante elegir un casco adecuado a nuestras medidas. Comprarse uno más grande o más pequeño no sólo resulta incómodo, también reduce su protección en caso de accidente.

Lo más probable es que no tengas una talla fija para todos los cascos. Una M en una marca igual es la L en otra, en cada casco y en cada casa las medidas son distintas, como sucede también con las geometrías de las bicicletas.

Para saber la talla de casco adecuada para ti, lo que tienes que hacer es medir el perímetro de tu cráneo por encima de las cejas con una cinta métrica o de costurera (o con un cordón y luego estirarlo para sacar la medida). Esa medida en centímetros será tu talla.

Ciclista con casco y gafas

¿De qué están hechos los cascos de ciclismo?

La mayoría de los cascos constan de dos capas. La primera es una interior hecha de poliestireno expandido EPS y sirve para absorber los golpes en caso de accidente. En función de su densidad absorberá mejor o peor los impactos.

La segunda capa es la carcasa protectora exterior, que suele ser en su mayoría de plástico ABS o polipropileno, aunque también las hay de carbono.

Estas dos capas en las gamas bajas de cascos suelen estar pegadas. Sin embargo en los cascos de media y alta gama, mediante la tecnología In-Mold se funden en la fase de inyección del poliestireno dándole mayor resistencia al impacto y mayor ligereza.

Relacionado:  La guía definitiva de cuadros de bicicleta; ¿qué material es mejor?

¿Por qué hay tanta diferencia de precios?

Respecto los cascos de gama baja frente a los de media o alta la diferencia principal es, como decíamos en el aparatado anterior, el sistema de construcción y los materiales.

Aquí en Europa debemos fijarnos que tengan el sello EN1078 de la CE que nos asegura que ha superado unos mínimos estándares de calidad.

mujer ciclista con casco

Una vez que nos vamos ya a las gamas media y altas, donde se suelen utilizar mismos métodos de construcción y materiales, es recomendable que miremos otros aspectos como el peso y la ventilación, ya que cuanto más ligero y ventilado sea el casco, más alto será también su precio.

Pero también deberemos tener en cuenta los sistemas de seguridad que se están implantando poco a poco, como veremos en el siguiente punto.

Principales novedades en el mercado

El mundo de la bicicleta vive en una continua evolución y cada día nos encontramos con alguna novedad en materia de innovación. Y los cascos no iban a ser menos.

Se está continuamente trabajando en nuevos materiales para hacerlos más ligeros y, sobretodo, nuevos sistemas de seguridad para poder minimizar los riesgos y peligros constantes a los que nos enfrentamos los ciclistas día a día.

casco ciclista

Cascos con tecnología MIPS

El MIPS es un sistema de protección frente a impactos multidireccionales. Lo que hace es proteger el cerebro de las rotación por arrastre que se producen en una caída.

Esto lo consigue con una carcasa interior independiente a la estructura del casco, de tal manera que si hay una caída y se golpea el casco, mientras la parte exterior absorbe el golpe y la inercia de la velocidad, la de dentro tiene cierto movimiento independiente que permite disminuir la brusquedad del impacto inicial.

Este sistema de protección es común entre las marcas pero cada una la implementa en sus cascos de maneras distintas. Por ejemplo, Spiuk tiene su propio sistema llamado AIP que utiliza unas gomas en las almohadillas, sistema parecido al de POC con sus almohadillas SPIN.

Relacionado:  ¿Puede un casco de ciclismo convertirse en una obra de arte?

Specialized utiliza el MIPS con una fina carcasa interior. Y Giro, con su Aether MIPS, integra parte de esa carcasa interior con la estructura exterior del casco.

Inicialmente el MIPS se utilizaba en las gamas más altas, pero cada día se está implantando en todas y ya podemos ver estos sistemas de protección en cascos de ciclismo por debajo de los 100€.

Cascos con tecnología ANGi

Es un sensor patentado por Specialized que se conecta con nuestro smartphone y en caso de caída, si detecta un choque, enviará una alerta a tus contactos seleccionados con las últimas coordenadas GPS conocidas y un mensaje solicitando ayuda.

Este sistema también se conecta con Strava. La única pega es que nos obliga a tener la batería del móvil cargada y comprobar si existe algún punto en nuestra ruta donde podamos perder la cobertura.

Finalmente y como conclusión, aunque escojamos el casco más bonito, el más feo, el más barato o el más caro, una cosa está clara: casco sí o sí, hasta para ir a por el pan. Los golpes más tontos se tienen donde menos te lo esperas.

Compártelo

Viviendo el ciclismo las 24h. Miembro de Bikineros, emprendedor con ememedia.es, sufridor encima de la bici y disfrutón frente al mantel de cuadros. Padrazo cuando no pedalea.

1 comments On Cómo elegir el casco de ciclismo adecuado

  • Se nota que el redactor tiene una carrera amplia en el ciclismo , ese nivel de conocimiento , no se alcanza de un día a otro, ojalá hubiese más redactores de este tipo escribiendo en blogs y no esos tipejos , que en dos días de ciclismo ya saben de todo , que abundan últimamente mucho. Gracias y esperando la próxima entrega.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer