En qué debes fijarte al comprar una bicicleta de segunda mano por Internet
Saludo entre dos ciclistas

En qué debes fijarte al comprar una bicicleta de segunda mano por Internet

Probablemente después de la vivienda y el coche, la compra de una bicicleta es una de las decisiones más importantes y complicadas para un ciclista. No es sólo una cuestión de precio, sino que intervienen muchos otros factores que complican la decisión: la geometría del cuadro, los componentes, la talla, el tipo de uso que se va a hacer, la tipología de rutas que hay en la zona donde vive… No es fácil decidirse entre un modelo de bicicleta u otro.

Además, hay que tener en cuenta que una bicicleta no son unas gafas de sol o unos calcetines que si dentro de dos meses dejan de gustarte o descubres que no te quedan bien puedes regalarlos y comprarte otros. Cuando un ciclista compra una bicicleta lo hace para usarla cada fin de semana durante al menos uno o dos años. En muchos casos 3 y 4 veces en semana. Esto hace que el proceso de decidir qué bicicleta comprar no sea rápido ni sencillo.

Para añadir más complicación a la decisión, el proceso de comprar una bicicleta nueva en una tienda obliga a dedicar mucho tiempo visitando distintos establecimientos para comparar marcas, modelos y precios. Es un proceso muy parecido al de comprar un coche visitando concesionarios. Las tiendas de bicicletas suelen tener una oferta muy limitada a 2 ó 3 marcas. En la práctica esto supone que un ciclista dedique mucho tiempo y desplazamientos a recorrer diferentes tiendas para encontrar su bicicleta ideal. ¿Y si en tu localidad no hay ninguna tienda que distribuya la marca de bicicletas que te gusta?

Es por esto por lo que cada vez más ciclistas buscan en Internet. Especialmente en los foros, páginas y aplicaciones de segunda mano, donde la oferta es muy amplia y los precios son más competitivos. Sin embargo, comprar una bicicleta de segunda mano por Internet añade un plus de dificultad y un sinfín de riesgos.

Principales riesgos entre particulares

Comprar una bicicleta de segunda mano por Internet es un proceso complicado, incómodo y lleno de inseguridades. Si la compras a un particular tendrás que quedar con él y hacer los kilómetros necesarios para ver distintos modelos. Además, si el vendedor vive en la otra punta del país tendrás que acordar la forma de envío y el pago. Y nunca sabrás el estado real de la bicicleta hasta que te llegue a casa y la uses.

¿Cómo sabes que no es una bicicleta robada? ¿Y si lo que te está vendiendo es una satisfacción? El vendedor dice que su bicicleta está en perfecto estado pero… ¿Cómo puedes saberlo? ¿Y si le envías el dinero por transferencia y no te manda la bicicleta? ¿Y si recibes la bicicleta y la segunda vez que sales con ella descubres que tiene daños que el vendedor te ocultó? ¿Y si te engañan?

En la mayoría de los casos tienes que fiarte de la palabra del vendedor, y aunque se trate de un vendedor honesto en muchas ocasiones ni siquiera él puede saber cuál es el estado real de su bicicleta y aunque piense que todo funciona correctamente puede tener daños y desgastes ocultos que sólo un mecánico especializado puede detectar.

Además, la mayoría de páginas web y aplicaciones móviles de segunda mano no inspeccionan los productos que venden y eso aumenta las operaciones con bicis robadas, falsificaciones o componentes en mal estado.

Este tipo de páginas y aplicaciones cobran al vendedor por publicar su anuncio o por subirlo a las primeras posiciones del catálogo, pero no inspeccionan la bicicleta para garantizarle al comprador que está en buen estado, que no es una falsificación o que no es una bici robada. En caso de que haya algún problema con la transacción tampoco ofrecen garantías y los procesos de reclamación son poco fiables.

Si vas a comprar una bicicleta de segunda mano por Internet nosotros recomendamos siempre tener algún tipo de garantía sobre el estado de la bicicleta. Es como comprarte un coche, puedes echar un vistazo y que todo parezca que está bien, pero la realidad es que nunca vas tener una fiabilidad del 100% si no lo revisa un mecánico.

Por eso en Tuvalum te facilitamos el proceso de comprar una bicicleta usada a través de Internet sin riesgos, ya que nos encargamos de todo lo necesario para que la recibas en tu casa con la garantía de que todo está correcto. No tienes que preocuparte del pago, del envío ni del estado de la bicicleta porque ya nos encargamos nosotros de cubrir todas estas operaciones necesarias por ti.

Consejos para una compra segura

Dos personas toman café sentadas mientras examinan un teléfono móvil con una bicicleta Giant al lado

Si vas a comprar una bicicleta de segunda mano por Internet la principal recomendación es tener algún tipo de garantía sobre el estado de la bicicleta. Es como comprarte un coche, puedes echar un vistazo y que todo parezca que está bien, pero la realidad es que nunca vas a estar 100% seguro de su estado si no lo revisa un mecánico. Y lo último que quieres es salir con tu bicicleta y que a los 10 kilómetros de ruta notes que hace un ruido raro al frenar, que el cambio no va fino o que la dirección gira mal.

1- Compra en sitios que ofrezcan una certificación mecánica

El ejemplo anterior es algo que sucede con mucha frecuencia, por eso el principal consejo es siempre comprar una bicicleta de segunda mano que tenga algún tipo de certificación mecánica para descartar daños ocultos. Por eso en Tuvalum revisamos todas las bicicletas usadas para comprobar su estado, verificar que se encuentra en el estado descrito por el vendedor en su anuncio y hacerle una puesta a punto general del sistema de transmisión y frenado. De esta forma tienes la garantía de que un mecánico profesional la ha certificado para tu tranquilidad. Es lo que nos diferencia de otras webs y aplicaciones móviles de anuncios de segunda mano.

2- Asegúrate de que no estás comprando una bicicleta robada

Muchas aplicaciones y webs de segunda mano que no inspeccionan físicamente los productos que se venden y es fácil que se produzcan transacciones de bicicletas robadas. Si no tienes constancia de que esto no es así, al cabo de unos meses puedes acabar teniendo un problema con la policía y el vendedor ha desaparecido.

Por eso en Tuvalum cuando revisamos una bicicleta tomamos nota del número de serie. De esta forma evitamos la venta de bicicletas robadas y falsificaciones. Gracias a nuestro sistema hemos ayudado a recuperar bicicletas robadas.

Si compras una bicicleta usada por tu cuenta asegúrate de que tiene el número de serie visible. Esta referencia, equivalente al número de bastidor de los coches, suele indicarse en la parte baja del pedalier. Si el número de serie está borrado o se ha eliminado esa pegatina es un indicativo para no fiarse.

3- No te dejes seducir por el precio

Aunque compres una bicicleta en función del presupuesto de que dispongas, es importante que tu elección entre una u otra no dependa exclusivamente del precio. A menudo nos dejamos seducir por la posibilidad de haber encontrado una ganga en el mercado de segunda mano y olvidamos que a veces lo barato nos puede salir caro.

A la hora de elegir qué bicicleta comprar es importante que tengas en cuenta el uso que le vas a dar a la bicicleta y cuánto valor puede perder a lo largo del tiempo. Quizás estés buscando tu primera bicicleta de montaña y puede que dentro de 6 meses descubras que el mountain bike ya no te gusta. O has mejorado tanto tu nivel en ese tiempo que vas a necesitar cambiar de bicicleta por otra de una gama superior. En ambos casos tendrás que venderla y es bueno comprar ahora algo que puedas amortizar dentro de 6, 12 ó 18 meses en el caso de que necesites revenderla.

4- No compres una bicicleta con componentes desactualizados

Algunas bicicletas de segunda mano que se venden en Internet tienen componentes que están desactualizados o van a estarlo pronto y es muy probable que dentro de unos meses te cueste amortizarla en caso de reventa.

En Tuvalum recomendamos que, salvo que busques una bicicleta de gama baja, no compres bicis con cassettes de 10 velocidades o menos. Es preferible gastar un poco más en un cambio trasero de 11 ó 12 velocidades, que es lo que más demanda el mercado.

En ciclismo de carretera también es preferible comprar una bicicleta con cambio Shimano 105 o superior, o su equivalente en SRAM o Campagnolo. Las bicicletas con grupos de cambio de gamas más bajas se revenden peor y pierden más valor con el paso del tiempo. En caso de duda también te recomendamos elegir una bicicleta con frenos de disco en lugar de frenos de zapata.

En ciclismo de montaña, elige mejor una bicicleta con ruedas de 29” -salvo que quieras practicar enduro o descenso, donde las bicicletas con ruedas de 27,5” ofrecen buen rendimiento-. No compres una bicicleta con ruedas de 26”. Si entra dentro de tu presupuesto, elige una bicicleta con transmisión monoplato.

5- La antigüedad es importante ante una posible reventa

Si compras teniendo en cuenta una posible reventa de la bicicleta en el futuro, recomendamos comprar una bicicleta con menos de 5 años de uso si es de mountain bike y con menos de 7 si es de carretera. De esta forma te será más sencillo amortizarla en una futura reventa que si se trata de una bicicleta de 8, 9 ó 10 años. Además, tendrá componentes más actuales y su estado de mantenimiento probablemente también sea mejor.

6- Ten en cuenta el tipo de rutas que vas a hacer con la bicicleta

Vas a comprar una bicicleta de montaña y dudas entre dos opciones que tienen un nivel de equipamiento similar: una cuesta 1.000 euros y otra 1.200 euros. ¿Con cuál te quedas? Esta duda es muy frecuente y en muchas ocasiones se comete el error de resolverla en función del precio.

Es muy importante que antes de acudir al mercado sepas muy bien qué tipo de uso vas a hacer con la bicicleta, porque no es lo mismo comprarte una mountain bike en una zona donde las rutas que vas a hacer son de enduro a comprártela si vives en una zona de sendas tranquilas con pocas exigencias técnicas.

No todas las bicicletas son iguales y dentro de un mismo segmento existen diferentes modalidades y geometrías de cuadro adaptadas a un tipo específico de uso.

Si compras una bicicleta de montaña es importante que sepas si las rutas que vas a hacer son de tipo cross-country, trail o enduro. Si compras una bicicleta de carretera también debes conocer las diferencias entre una bici de gran fondo, escaladora o de tipo aero.

Recuerda que la bicicleta que compres la vas a usar cada fin de semana durante los próximos 12, 18 o 24 meses.

7- No expongas tus datos personales

Cuando compras por Internet en una tienda online, como por ejemplo Amazon, tienes la seguridad de que tus datos de pago, tus datos personales de contacto o tu dirección son procesados de manera segura. Sin embargo, cuando negocias con un vendedor particular en un foro o el chat de una página web corres el riesgo de que ese vendedor desconocido tenga acceso a tus datos: tu email, tu teléfono, el número de cuenta desde donde le haces el pago por transferencia, la dirección donde te va a enviar la bicicleta…

En Internet cada día nos exponemos a intentos de estafas y ofrecer nuestros datos a cualquier desconocido conlleva el riesgo de que puedan ser usados para realizar phishing.

Por eso cuando compras en Tuvalum tienes la seguridad de que tus datos personales no los tendrá ningún vendedor particular. Tu dirección de envío será confidencial y sólo la conoceremos nosotros y la agencia de transporte. Y tus datos de pago están encriptados por protocolos de seguridad.

Comprobaciones básicas que debes hacer a una bicicleta usada antes de comprarla

Mecánico comprobando presión de amortiguador en tienda de bicicletas

En Tuvalum certificamos las bicicletas usadas para comprobar su estado y hacer una puesta a punto antes de enviársela al comprador. Pero si vas a comprar una bicicleta por tu cuenta y prefieres quedar con el vendedor para verla en persona, te recomendamos que hagas unas comprobaciones básicas:

Inspección visual: comprueba el pedalier y la tija

Una inspección visual es imprescindible para descartar la posibilidad de que el cuadro tenga fisuras, grietas o golpes que hayan dañado la estructura y puedan comprometer su uso seguro. Buscar fisuras en un cuadro parece fácil, pero hay tres zonas que con frecuencia la mayoría de compradores olvidan revisar y es importante mirarlas con detalle, especialmente si vas a comprar una bicicleta de carbono.

Comprueba que la parte baja del pedalier, y en especial la zona donde se colocan las bielas, no tiene ninguna grieta o fisura, por pequeña que sea.

Fíjate también en la abrazadera que sirve para fijar la tija del sillín al cuadro, a menudo se producen fisuras en esa zona del cuadro por un exceso de apriete de esta pieza.

Si la bicicleta tiene un portabidón, comprueba que los tornillo que fijan este accesorio al cuadro no hayan provocado una grieta en el carbono.

Comprobación de holguras: ruedas, dirección y pedalier

Comprueba que las ruedas giran de manera uniforme sin oscilaciones; un exceso de holgura puede significar un problema de los rodamientos o del buje de la rueda y supondrá un coste extra de reparación si es necesario sustituir piezas. Fíjate también que el manillar gira suavemente sin holguras en la dirección. En el pedalier también son frecuentes las holguras en las bielas, a veces es una incidencia que se arregla simplemente engrasando y apretando de nuevo las bielas pero en otras ocasiones puede ser reflejo de un daño grave en el pedalier. Y reparar un pedalier no es barato.

Comprobación de transmisión: cambia sin saltos ni tirones

Es importante que todas las marchas cambien de manera sincronizada sin dar saltos ni tirones. Si al accionar el mando de cambio se producen saltos puede deberse a varios factores: que el desviador esté desajustado, que la cadena haya agotado su vida útil, que el cableado esté destensado y necesite ser sustituido o que sea necesario reemplazar alguna pieza de la transmisión.

Comprobación de frenos: no emite ruidos ni vibraciones

Otro sistema mecánico que debes comprobar son los frenos. Asegúrate de que al accionar la maneta de freno ésta no llega hasta el final de su recorrido; si esto sucede es muy probable que necesites hacer un cambio de líquido de frenos (si lleva frenos de disco hidráulicos) o un cambio de cableado (si son frenos mecánicos o de zapatas). También es importante comprobar que la bicicleta frena de manera efectiva sin emitir ruidos extraños ni vibraciones. Con una sencilla inspección visual puedes comprobar si las zapatas han llegado al final de su vida útil o si los discos de freno tienen surcos y han perdido grosor, señal de que deberás cambiar los consumibles de freno.

Comprobación de la suspensión: bloquea en todas las posiciones

En una bicicleta de mountain bike la suspensión es uno de los elementos mecánicos más sensibles, ya que su reparación o la sustitución de sus piezas conlleva un gasto económico importante. Por eso es importante que compruebes que la horquilla de suspensión no pierde aceite y que las barras no están rayadas. También debes verificar que el bloqueo de la suspensión funciona correctamente en todas las posiciones.

Diagnóstico del motor y la batería

Si vas a comprar una bicicleta eléctrica, pide siempre un diagnóstico del estado del motor y la batería. Es importante comprobar el ciclo de cargas que se le ha hecho. Asegúrate de que el motor no está deslimitado.

En la Unión Europa las bicicletas eléctricas no pueden superar los 25 kilómetros por hora de velocidad usando únicamente la asistencia del motor, de lo contrario entrarían en la categoría de ciclomotores. Algunos bikers deslimitan el motor para que la fuerza que entrega la asistencia eléctrica supere esta velocidad. Al hacerlo reducen considerablemente la vida útil del motor y las batería. Si compras una bicicleta eléctrica que ha sido manipulada para deslimitar el motor corres mayor riesgo de avería y sustituir un motor o una batería no es algo barato.

Todas estas comprobaciones te ayudarán a descartar daños graves, aunque no te previene de descartar otros daños ocultos que pueda tener la bicicleta. Al igual que sucede con la compra de un coche, para estar 100% seguro de su estado de desgaste y uso es preciso que la bicicleta sea revisada por un mecánico profesional.

Compártelo
Deja un comentario

El blog de Tuvalum