La UCI se viste de CSI para investigar motores ocultos en las bicicletas

Despu√©s de descubrir que en el pasado Mundial de Ciclocross una corredora ocultaba un peque√Īo motor el√©ctrica¬†en su bicicleta, la Uni√≥n Ciclista Internacional se ha puesto seria para evitar que este tipo de dopaje tecnol√≥gico se extienda en el gran pelot√≥n.

El máximo organismo del ciclismo mundial no quiere que este tipo de trampas se extiendan a nivel profesional y ha puesto en marcha un protocolo de investigación para analizar las bicicletas de los corredores.

Este sistema de inspecci√≥n se basa en¬†un esc√°ner que detecta cualquier tipo de alteraci√≥n magn√©tica producida por un motor el√©ctrico, un im√°n o una bater√≠a. El esc√°ner recoge los datos y los env√≠a a un software que los inspectores pueden controlar desde una tablet. Si el programa detecta alguna se√Īal fuera de lo normal, la bicicleta se despieza para una inspecci√≥n a fondo. De esta forma es posible analizar un gran n√ļmero de bicicletas en poco tiempo.

Este nuevo método anti fraude tecnológico de la UCI está pensado para analizar cuadros, grupos de cambio y ruedas y se ha puesto en práctica durante el reciente Tour de Romandía, donde 347 de las 507 bicicletas participantes fueron pasaron por el escáner de la UCI. En ninguna de ellas se encontraron indicios de fraude tecnológico.

ciclistas

Cámaras térmicas, rayos X y ultrasonidos

El esc√°ner magn√©tico es el √ļltimo de una larga lista de m√©todos de detecci√≥n de motores ocultos en los que la UCI ha trabajado √ļltimamente, entre los que figuran el uso de c√°maras t√©rmicas y rayos X.

Uno de los primeros sistemas que probó la UCI fue el uso de cámaras térmicas que emitiesen imágenes de calor. Sobre el papel la idea era detectar variaciones de temperatura en el interior del cuadro, el pedalier o el grupo de cambio que revelasen un posible motor eléctrico. Sin embargo, este método sólo es eficaz cuando el motor está en funcionamiento o se ha detenido recientemente, por lo que no resulta válido en inspecciones previas o posteriores a una carrera.

“El caso de fraude tecnol√≥gico detectado en el Campeonato Mundial 2016 de ciclocross no habr√≠a sido encontrado por imagen t√©rmica, ya que el motor no estaba funcionando cuando se hizo el registro de entrada”, reconoce la propia UCI en un comunicado.

ciclista

Por otro lado, el empleo de rayos X también fue descartado por la UCI debido a los costes logísticos que conllevaba el traslado de la maquinara a diferentes pruebas. Además, el análisis por radiografía resulta lento cuando lo que se pretende es analizar docenas de bicicletas.

El √ļltimo m√©todo de detecci√≥n anti fraude tecnol√≥gico descartado por la UCI son los ultrasonidos, que s√≠ se emplean en otros sectores industriales para analizar la densidad de los materiales. Debido a que los fabricantes utilizan diferentes espesores de carbono en la elaboraci√≥n de sus cuadros, el test de ultrasonidos no es f√°cil de calibrar para analizar bicicletas.

Brian Cookson, presidente de la UCI, conf√≠a en que el nuevo sistema magn√©tico para evitar el dopaje tecnol√≥gico resulte eficaz: “Nos vamos a asegurar de que nadie tenga la tentaci√≥n de enga√Īar sabiendo que van a tener muchas probabilidades de ser pillados”.

 

 

Comp√°rtelo

2 comments On La UCI se viste de CSI para investigar motores ocultos en las bicicletas

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer