¿Son imprescindibles los cubrezapatillas de ciclismo en invierno?

Llegó el invierno. Se nos acabó lo bueno, el calor se fue, los días son más cortos y toca hacer carambolas para poder salir a entrenar y seguir disfrutando de nuestras salidas en bicicleta.

Así que, si queremos seguir a tope con este deporte que tantas alegrías nos da, nos va tocar salir con frío y probablemente algún día llegaremos pasados por agua a casa.

Vamos a intentar ser previsores y a tomar cartas en el asunto para que no nos pille por sorpresa y pasemos un mal rato encima de la bicicleta. Hoy voy a hablar de la manera más económica para conseguir tener los pies calientes y secos (en la medida de lo posible) en nuestras salidas invernales: los cubrezapatillas.

Qué son y para qué sirven

ciclista en la cama

El nombre de cubrezapatillas (o cubrebotas) no engaña a nadie. Son un complemento que sirve para cubrir nuestras zapatillas tanto de carretera como de MTB a modo de calcetín exterior.

¿Con qué fin necesitamos cubrir nuestro calzado de ciclismo? Pues dependiendo del tejido, del tipo de cubrezapatillas y de los colores, conseguiremos propiedades distintas como mantener el calor, evitar que entre agua en el pie, ser más visibles por los coches y otros ciclistas o ganar un puntito de aerodinámica.

Relacionado:  Cómo prepararte para salir en bicicleta en invierno

Tipos de cubrezapatillas para ciclismo

No todos los cubrezapatillas para ciclismo son iguales. Además de tener claro si vamos a usarlos para carretera o mountain bike, se diferencian en función del tipo de tejido del que están hechos y del tipo de protección que aportan.

Cubrezapatillas de puntera

Son los que solo cubren la puntera de nuestra zapatilla o bota. Su objetivo es mantener caliente la parte que más sufre el frío de nuestros pies: los dedos.

Es recomendable es que tengan cubierta térmica de neopreno para contrarrestar el frío. Tienen un agujero en la planta para la cala, que se aprovechará para que haga también de sujeción.

Si queremos utilizarlos para ciclismo de montaña habrá que mirar modelos específicos que tengan hueco para los tacos de nuestras botas, ya que si no los reventaremos a poco que nos toque poner pie a tierra y caminar por el monte.

Calcetines

Probablemente es la opción menos recomendable de todas por su poca durabilidad, pero sí la más económica. Simplemente, este tipo de cubrezapatillas es un calcetín que se coloca encima del calzado y nos cubre por encima del tobillo. Sirve para proteger nuestro calzado del posible desgaste, polvo o barro.

Relacionado:  Cinco cosas que debes saber sobre los calcetines de ciclismo

Cubrezapatillas de licra o látex

Ciclista con cubrezapatillas

Son finos y elásticos, estéticamente quedan bastante bien y se utilizan en las contrarrelojes por un tema aerodinámico. Nos pueden servir de cortavientos y también para proteger las zapatillas y alargar su vida útil al no tener que estar limpiándolas después de cada salida en bicicleta que hagamos en invierno. No hay que olvidar que, aunque no nos llueva, en invierno es muy probable que regresemos de una salida en bici con las zapatillas salpicadas.

Cubrebotas térmicos

Su función es quitarnos el frío. Normalmente son de neopreno. Es un tejido que este tejido mantiene muy bien el calor y protege de la lluvia, aunque tiene el inconveniente de ser poco transpirable.

En los cubrezapatillas de neopreno con cierre de cremallera deberemos fijarnos que sean termosellados.

Cubrezapatillas impermeables

Son ideales para zonas lluviosas, y es que pocas cosas hay más desagradables que hacer una salida con los pies empapados. Si a la lluvia le añadimos el frío podemos conseguir que nuestro entrenamiento o salida se convierta en una verdadera pesadilla.

Dependiendo de la marca y la gama, hay fabricantes que utilizan con tejidos propios impermeables o cortavientos. Otros utilizan Gore Tex o neopreno combinado con un tejido superficial impermeable.

Dentro de cada tipología de cubrezapatillas siempre hay gamas en función de los diseños y los materiales con los que estén hechos. Por ejemplo, hay modelos que refuerzan los talones y las punteras con kevlar para darle resistencia.

Otros, para conservar el calor y la impermeabilidad, en vez de neopreno utilizan forro polar de Gore Tex. Incluso hay cubrezapatillas con LED que te dan hasta 240 horas de luz.

Relacionado:  Cómo vestirse para salir en bicicleta en invierno

Qué talla elegir

ciclista abrochándose las zapatillas

El tallaje de cada cubrezapatillas depende del fabricante. Los hay que tallan por número como en el calzado, y los hay que tallan por tamaño (S, M, L, XL; pequeño, grande…).

Estos últimos seguramente nos faciliten una tabla en la que determinen el rango que abarca cada talla (Ej: M:39-42; L:43-45…). En cualquiera de ambos casos nuestro número siempre será el de nuestra zapatilla, no hay que comprar un número más por el hecho de que se pongan por encima.

Conclusiones

Unos buenos cubrezapatillas impermeables o de neopreno, junto con un buen calcetín de invierno, son una excelente combinación para sacarnos ese frío de los pies.

También es muy recomendable que tengan algún elemento reflectante, ya que en esta época del año la luz escasea y cualquier ayuda para favorecer nuestra visibilidad siempre es bienvenida.

Para mountain bike la cosa cambia. Y es que, por mi experiencia, la durabilidad de los cubrezapatillas es bastante corta. Aunque existen modelos que dejan hueco para los tacos de nuestra bota, como te toque caminar por el monte acabarás destrozándolos en pocas salidas.

Probablemente la mejor opción para ciclismo de montaña sea llevar unos calcetines acordes con esta época del año y unas zapatillas de invierno, a ser posible impermeables.

Otra combinación más económica puede ser unos calcetines impermeables, como los Sealskinz, con la zapatilla de MTB que utilizamos para el resto del año. Pero habría que tener en cuenta cómo de justa te queda la zapatilla, ya que estos calcetines son bastante más gruesos que unos normales.

En cualquier caso, el invierno no es el mismo en cada lugar. En Asturias, por ejemplo, nos preocupa más el agua. En otros sitios, el frío y en otros el viento. Así que en función de las necesidades de cada uno habrá que escoger la opción con la que más a gusto estemos. Y es que, a día de hoy, hay muchas opciones y combinaciones posibles para luchar contra el invierno y seguir disfrutando de nuestras salidas en bicicleta, que es lo que queremos.

Compártelo

Viviendo el ciclismo las 24h. Miembro de Bikineros, emprendedor con ememedia.es, sufridor encima de la bici y disfrutón frente al mantel de cuadros. Padrazo cuando no pedalea.

1 comments On ¿Son imprescindibles los cubrezapatillas de ciclismo en invierno?

Leave a Reply to Jose M. Cancel Reply

Your email address will not be published.

Site Footer