Chaquetas de ciclismo: cómo elegir la adecuada y cuándo usarla

Chaquetas de ciclismo: cómo elegir la adecuada y cuándo usarla

Ciclista bajo la lluvia

Las chaquetas de ciclismo son una de esas prendas que siempre nos generan dudas a la hora de vestirnos para salir en bicicleta. ¿Hay que ponérsela solo cuando hace frío? ¿Si llueve también hay que llevarla? ¿Es mejor comprar una chaqueta fina, gruesa o una de cada? ¿Tiene que ser de tejido transpirable o impermeable? No te preocupes si a ti también te asaltan estas dudas, son muy frecuentes entre quienes también nos gusta salir en bicicleta los días que el tiempo barrunta lluvia o bajas temperaturas.

Para resolver estas cuestiones y ayudarte a elegir la chaqueta de ciclismo más adecuada hemos elaborado esta guía práctica.

¿Qué es exactamente una chaqueta de ciclismo?

Las chaquetas de ciclismo son prendas técnicas que usamos como última capa a la hora de vestirnos para salir en bicicleta. Es decir, es la prenda que está más alejada del cuerpo y más en contacto con el exterior. Y aquí es importante tener en cuenta que no es lo mismo llevar una chaqueta indicada para la práctica del ciclismo que una chaqueta deportiva para otro uso, como por ejemplo una chaqueta de chándal o similar.

Las chaquetas para ciclismo tienen un diseño y patrón específico para montar en bici. Este diseño se tiene que valer de tejidos flexibles, con un corte o patrón que no obstruya el movimiento de las piernas o cadera al pedalear. También debe contar con capas de tejido transpirable y otras aislantes o impermeables del agua y el frío.

Partiendo de estas premisas principales, te recomendamos buscar tu chaqueta de ciclismo en tiendas especializadas. No vale cualquier tipo de prenda deportiva para montar en bici. Sobre todo si lo que quieres es salir a rodar con frecuencia y mejorar tu nivel.

Aclarado estos conceptos básicos, es hora de ver los diferentes tipos de chaquetas más usadas actualmente y elegir la más útil en función de tus necesidades.

Mujer ciclista abrochándose el maillot

Tipos de chaquetas para proteger del frío

Existen diferentes tipos de chaquetas en función de las condiciones meteorológicas para las que vamos a usarla. Una primera clasificación la podemos establecer en función de la temperatura. Así, tenemos chaquetas para entretiempo y chaquetas para invierno.

Chaquetas finas o de entretiempo

Este tipo de prendas están indicadas para su uso en primavera u otoño, fundamentalmente. Son menos pesadas, algo más ceñidas que las de invierno y con más zonas de tejidos transpirables (generalmente de malla con microperforaciones) en axilas o parte central de la espalda. Generalmente están recomendadas para un rango de temperaturas entre 10ºC y 20ºC.

Chaquetas gruesas o de invierno

Como indica su nombre, son chaquetas diseñadas para salir en bicicleta en invierno. Como recomendación general hay que ponerse una chaqueta de invierno cuando el termómetro baja de los 10º C. Tienen más capas de tejido (hasta 3) que la chaqueta de entretiempo u otoño, pero debe conservar una adecuada transpiración en las zonas donde más se suda (axilas o espalda). Es aconsejable que tenga algún tipo de forro aislante de lana o poliéster y una capa exterior cortavientos, además de cuello alto.

Tipos de chaquetas para proteger del viento

Los cortavientos son un tipo de chaqueta específica algo más fina que la puramente invernal para aislar de la acción del viento. Si vives en una zona ventosa sin duda es un tipo de chaqueta que deberías tener en tu armario. Asegúrate de que su patrón sea más ceñido y que la capa exterior sea de tejido cortavientos. Un ejemplo muy conocido de este material técnico es el Windstopper de Gore-Tex, que desvía las rachas de vientos y evita el enfriamiento paulatino del cuerpo.

Tipos de chaquetas para proteger de la lluvia

Para días de lluvia lo más adecuado es contar con una chaqueta impermeable. Dentro de esta categoría hay varias versiones: flexible y compacta (se pueden llevar en un bolsillo del maillot o mochila); para jornadas lluviosas sin frío, gruesa para frío y lluvia, o precipitaciones intensas; chaquetas de invierno impermeables por si vives en zonas de alta montaña… Elígela en función del clima de tu zona.

Ciclista abrochándose el maillot

Chaquetas de ciclismo según la modalidad de uso

Además de los modelos específicos para un determinado rango de temperaturas o condiciones climáticas, también podemos establecer una clasificación de chaquetas para ciclismo en función de la modalidad que se practice.

Chaquetas para ciclismo de carretera

Si haces carretera o gravel tu chaqueta deberá ser más ceñida y, si es posible, con capa cortavientos, ya que estarás más expuesto a su acción. No obstante, ceñida no significa que abrigue menos. Hay chaquetas de invierno muy ceñidas para carretera de varias capas y con forros aislantes.

Te recomendamos ponértela sobre una camiseta térmica de interior para los días más fríos. Además, debería llevar bandas reflectantes delante y detrás para ver y ser vistos por el resto de vehículos.

Chaquetas para ciclismo de montaña

Para hacer bici de montaña hay más variedad y libertad de elección. Generalmente se puede optar por un patrón más holgado, con tejidos más flexibles. No obstante, para las rutas de mountain bike más clásicas, de Rally o Cross Country, se puede usar una chaqueta ceñida o incluso una de carretera.

En modalidades más radicales, como el Enduro o Descenso, el diseño sí puede ser más holgado. Pero te recomendamos que el modelo tenga tejidos de refuerzo o anti abrasiones en mangas o codos

¿Hay que ponerse maillot debajo de la chaqueta?

Una vez elegida la chaqueta de ciclismo, vayamos ahora a despejar dudas sobre cómo usar esta prenda. Una de las dudas más recurrentes es si debemos ponerla encima del maillot o si la chaqueta sustituye al maillot. En nuestro artículo sobre cómo vestirse para salir en bici en invierno explicamos la famosa teoría de las tres capas. Es decir, abrigarnos para el frío con camiseta térmica, maillot y chaqueta.

Pero ésta es una teoría de base que podemos modificar incluso sobre la marcha en función de las condiciones. O de si soportamos mejor o peor el frío. Puedes llevar chaqueta y maillot de manga corta en días de fresco o frío moderado, chaqueta y maillot de manga larga con más frío, chaqueta y camiseta de interior térmica o las tres capas en jornadas bajo cero o de frío intenso.

No obstante, y bajo nuestra experiencia, la combinación con mejor relación entre comodidad y abrigo será la de chaqueta con camiseta térmica interior.

Chaleco o chaqueta, ¿qué es mejor?

El chaleco es una prenda de abrigo para ciclistas que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Y puede que lo tengas en casa y aún no sepas muy bien para qué días es más adecuado. Es una prenda de abrigo alternativa, con las siguientes ventajas:

  • Ajuste sencillo: no son pocos los ciclistas de alto nivel o profesionales que prefieren el chaleco a la chaqueta. Es una prenda que se ciñe con más eficacia al cuerpo, protege zonas sensibles al frío como el pecho y la espalda y es más fácil de ponerse en marcha.
  • Ropa de abrigo para todo el año: el chaleco es una prenda de abrigo comodín para ciclistas. Si en primavera o verano amanece un día gris y fresco, ponerse un chaleco protegerá eficazmente de la bajada de temperaturas sin excederse con la capacidad de abrigo.
  • Mejor transpiración y movilidad: como hemos dicho, el chaleco es una de las prendas favoritas para ciclistas de alto nivel. Es más cómoda a la hora de pedalear, ceñida y aísla lo suficiente del frío. No obstante, no es muy recomendable para días con temperaturas muy bajas.

Nuestra conclusión es que el chaleco puede ser una alternativa muy útil para los días frescos pero no especialmente fríos. Sin embargo en invierno es difícil que un chaleco sustituya una chaqueta.

Vista trasera de ciclista en bicicleta de carretera

¿Es imprescindible llevar chaqueta en invierno?

Por último, y como resumen de todo lo anterior, puede que aún tengas la duda sobre si es imprescindible ponerte chaqueta en invierno para salir en bici. Aunque es la forma más efectiva de atacar el frío o proteger tu cuerpo de las precipitaciones, no es una recomendación que haya que seguir a rajatabla.

Su uso o no dependerá de las condiciones meteorológicas del momento y de tu tolerancia al frío. Si lo soportas bien y entras rápido en calor con el ejercicio, es posible que haya días que no la necesites. Con un maillot de manga larga y camiseta térmica podrás rodar sin problemas y más cómodo.

Asimismo, si haces entrenamientos intensos y tu intención es alcanzar un buen pico de forma, la chaqueta puede hasta ser un estorbo. En esta situación, y si no eres muy sensible a las bajas temperaturas, deberías reservar la chaqueta sólo para días de mucho frío.

Compártelo
Deja un comentario

El blog de Tuvalum