Bicicletas y consejos para ciclistas como tú
Buscar
Buscar
Tecnologías de suspensión avanzadas para llevar tu bici a otro nivel

Tecnologías de suspensión avanzadas para llevar tu bici a otro nivel

Amortiguador integrado en una Cannondale Jekyll
Imagen: Amortiguador integrado en una Cannondale Jekyll.

La suspensión es un elemento fundamental en una bicicleta de montaña. De ella también se aprovechan, aunque sea de forma puntual, otras modalidades como el Gravel.

Vamos a repasar los sistemas de suspensión más avanzados que existen en la actualidad. Desarrollos tecnológicos que llevan a otro nivel cuestiones como la comodidad o el manejo de la bici.

La obsesión de cualquier fabricante de suspensiones es crear modelos cada vez más personalizables y eficaces en cualquier situación, con ajustes más sencillos e intuitivos. De ahí el surgimiento de tecnologías punteras como el Brain, las horquillas Lefty o las suspensiones electrónicas de Fox y RockShox, que fueron y siguen siendo referentes tecnológicos de la bicicleta.

Repasemos estas y otras tecnologías de suspensión avanzadas, para MTB, Carretera o Gravel.

Specialized Brain

Es una de las tecnologías más exitosas de la marca californiana. Llegó en 2001 con la primera Specialized Epic y la colaboración de Fox, y desde entonces no ha abandonado al modelo ni a la marca. En más de 20 años de historia, ha evolucionado hasta convertirse en una tecnología de bloqueo práctica y cómoda, que prescinde de la función de mando en el manillar.

El Brain se vale de una válvula de inercia en el circuito hidráulico de la suspensión. Esta válvula tapona por defecto el paso de aceite (cuando se está pedaleando, en llano, subida, etc). Pero al recibir un impacto desde abajo (piedras, baches), ésta se mueve permitiendo que pase el fluido y se comprima el amortiguador (u horquilla de suspensión delantera).

Actualmente, Fox ha sido reemplazada por RockShox para su desarrollo. Se ha reducido considerablemente su tamaño y ha mejorado su integración en el eje trasero y dentro de la horquilla. Asimismo, sus opciones de ajuste han aumentado, ofreciendo hasta 5 posiciones.


📺 Seguro que este vídeo te interesa: conoce la tecnología Brain de la mano de la propia marca Specialized.


Cannondale Lefty

Hablemos ahora de otra gran innovación en suspensiones lanzada al mercado a comienzos de siglo y que ha llegado hasta nuestros días. La horquilla monobrazo Lefty de Cannondale sigue llamando la atención montada en una F-si o en una Scalpel. Esta tecnología prescinde de una de las botellas y barras, reforzando la que queda con rodamientos de agujas, doble pletina e invirtiendo la barra de suspensión para ganar en rigidez y estabilidad. De este modo, se consigue una absorción controlada y efectiva.

Actualmente, la Lefty ha adoptado el apellido 8 y se ha convertido en una horquilla de suspensión para MTB XC más convencional, conservando su esencia: la estructura monobrazo. Ahora resulta mucho más ligera (casi se iguala en peso con las horquillas de competición RockShox SID o Fox 32) y prescinde de la doble pletina superior para hacerse compatible con otros cuadros MTB, más allá de la marca Cannondale.

Scott TwinLoc

Se trata de una tecnología de bloqueo de la suspensión que permite, al mismo tiempo, cambiar el recorrido de la suspensión y la geometría de la bici con sólo accionar un mando. Desde este mando de bloqueo, con dos o tres palancas, el ciclista puede variar hasta tres posiciones (descenso, control de tracción y bloqueo), cambiando además la inclinación de los ángulos del tubo del sillín o la altura del pedalier hasta el suelo.

Para ello emplea una conexión total entre el mando de control, la horquilla y el amortiguador. Pulsando las palancas de la posición abierta o descenso, se cierra una de las dos cámaras de aire de las suspensiones. De este modo, se reduce el recorrido (de 120 a 80 mm en el caso de la actual Spark). También se puede cerrar completamente en la opción bloqueo.

Todo se realiza al unísono, además de mover el basculante para modificar ligeramente el ángulo del tubo del sillín y adaptar la posición del biker al terreno.


📺 ¿Te apetece saber más acerca del sistema TwinLoc de Scott?


Podemos encontrar el sistema TwinLoc en modelos de MTB como la Scott Spark, Genius, Ransom, o las eléctricas Scott Genius eRIde o Patron eRide.

Trek IsoStrut

Llegó de la mano de la Trek Supercaliber en 2019. La MTB de competición que, gracias a esta tecnología, conserva su estructura y comportamiento de bici rígida con la absorción de una doble.

Para ello se vale de un amortiguador semiintegrado en una prolongación de los tirantes del cuadro hacia el tubo superior. Un miniamortiguador fabricado con la colaboración de Fox, que ofrece 50 mm de recorrido. Se complementa con la flexión de la estructura que lo aloja para dar 10 mm extra.


📺 Mira este vídeo para conocer mejor el sistema IsoStrut.


Con este sistema, se ahorran hasta 700 gramos con respecto a la doble de corto recorrido clásica de la marca, la Top Fuel. Además, el diseño de tirantes anchos y planos de esta Supercaliber permite flexar verticalmente el cuadro en esta zona, en conjunto con el amortiguador, para absorber irregularidades del terreno y obtener una mejor y más cómoda respuesta de la bici en tramos técnicos.

Además de en la Trek Supercaliber, este sistema se ha extendido a su variante eléctrica llamada Trek E-Caliber.

RockShox Flight Attendant

Varios han sido los intentos de RockShox de avanzar hacia suspensiones autónomas en los últimos años; es decir, controladas con electrónica y no de forma manual, con mandos o diales. Y parece que desde 2021 lo está consiguiendo con su Flight Attendant.

Se trata de un sistema que se vale de la tecnología AXS de SRAM (grupo propietario de RockShox) para implementarlo en el control y ajuste de la suspensión. Así, la nueva suspensión electrónica prescinde de cables para los ajustes, teniendo que adquirir las versiones electrónicas (con módulos de control integrados) de las horquillas y amortiguadores, que estarán conectadas (vía wireless) a un sensor instalado en el eje de pedalier.

El Flight Attendant aprovecha la tecnología inalámbrica del SRAM AXS para eliminar cables.

Así, la suspensión se endurecerá o abrirá en función del estado del terreno, que captará e interpretará el sensor del eje de pedalier. Pero también, desde los módulos de las propias suspensiones, se puede optar por varios modos de funcionamiento, para personalizarlas al gusto del biker: Auto, Normal (manual) u Override (cambio rápido).

De momento, esta tecnología sólo está disponible en suspensiones de largo recorrido de RockShox, para Trail o Enduro, principalmente.

Fox Live Valve

Sistema similar el desarrollado por Fox en sus suspensiones: la nueva generación Live Valve. Sólo que este sistema sigue confiando en las conexiones de cable para dar, tanto a horquilla como amortiguador, un funcionamiento autónomo e inteligente.

Sistema Live Valve de Fox
Imagen: sistema Live Valve (Fox).

Esto supone que el ciclista no deberá bloquear o abrir la suspensión de forma manual cuando lo necesite. Gracias a una válvula especial integrada en cada una de las suspensiones y un sensor, la bici es capaz de leer el tipo de terreno por el que rueda. En cuestión de milisegundos, el sensor envía la información a un controlador central, instalado sobre el tubo diagonal del cuadro. Justo después, éste emite la orden de abrir o cerrar el cartucho hidráulico para activar o bloquear la suspensión lo necesario.

El Fox Live Valve sólo se puede encontrar en determinadas bicicletas, preparadas para su instalación.

Todo el sistema funciona alimentado por una batería de litio recargable, instalada dentro del controlador, con una autonomía estimada de entre 16 y 20 horas. No obstante, la principal barrera para su popularización a gran escala viene por su alto precio, en torno a los 2.000 euros, y a su disponibilidad sólo en determinados montajes de serie y para determinadas bicicletas preparadas.

Actualmente, Giant y Liv están asociadas con Fox y ofrece modelos como la Trance X, Reign o Anthem Advanced con Live Valve de serie.

Suspensión electrónica SR Suntour

Rematamos el capítulo de suspensiones electrónicas con el sistema de una marca mítica como SR Suntour, aún en fase de prototipo. Por lo poco que se ha visto en fotos en la bici del actual campeón olímpico de MTB, el británico Tom Pidcock, parece un sistema similar al Fox Live Valve, aunque en este no se intuyen sensores de movimiento en la horquilla y el amortiguador; todo el trabajo parece realizarlo de forma autónoma, o con sensores integrados. Habrá que estar atentos: ¿Llegará finalmente al mercado? ¿Quedará limitado a la competición?


📺 No te pierdas este vídeo para conocer mejor la tecnología desarrollada por SR Suntour.


Suspensiones integradas: Scott-Bold y Cannondale

La tecnología y los diseños de las bicis actuales camina hacia la integración de elementos. Cables, tornillos y otras partes de la b sólo se ha desarrollado para la competición.ici se funden con el cuadro para rebajar el peso, ganar aerodinámica o estética. Los amortiguadores, componentes más bien pesados y toscos, ya han conseguido integrarse dentro del cuadro gracias a tecnologías desarrolladas por Scott o Cannondale.

En el primer caso, fue realmente la marca suiza Bold la primera en presentar bicis de montaña con amortiguadores integrados, allá por 2015. Un ingenio que llamó la atención de un gigante como Scott para comprar y compartir parte de la patente con esta marca. De este modo, Scott integraba también el amortiguador de su Spark (o de la nueva e-bike Patron) dentro del tubo del sillín o del tubo diagonal.

Bold fue la primera marca en producir mountain bikes de serie con amortiguador dentro del cuadro, allá por 2015

Cannondale es otra marca que, recientemente, ha probado a integrar el amortiguador para mejorar el comportamiento de la suspensión y ganar en estética. El resultado, el lanzamiento de su nueva bici de Enduro: la Jekyll.

A diferencia de la solución de Bold-Scott, Cannondale deja parcialmente visible y más accesible el amortiguador, para facilitar los ajustes. Pero no deja de ser un componente instalado dentro de la estructura del cuadro (dentro del tubo diagonal). Además, esta nueva ubicación implica mejoras demostradas en la cinemática de la suspensión y reparte su peso para mejorar la estabilidad de la bici.

Otras tecnologías: microsuspensiones y elastómeros

La integración de la suspensión en la propia bici no es algo nuevo. Ya en la década de los noventa se probaron numerosos sistemas que fundían cuadro y suspensión, con cierto éxito en algunos casos. El amortiguador de dirección HeadShock de Cannondale, precedente de la Lefty, es uno de ellos.

Asimismo, la popularización de las ruedas de 29» con cuadros de carbono cada vez más ligeros y rígidos trajo consigo la introducción de elastómeros o materiales más flexibles en zonas clave la bici para proporcionar cierta absorción. Es el caso del sistema SAT de Lapierre o la microsuspensión MTT en las MTB rígidas de BMC, rescatada hoy por su nueva bici de Gravel URS LT.

Las microsuspensiones, originarias en las MTB rígidas, resurgen hoy en modelos de Gravel y de Carretera de gran fondo.

Son sistemas mucho más ligeros que un amortiguador u horquilla convencional. Además, permiten flexar y absorber pequeños baches y vibraciones para más comodidad, y sin un aumento de peso excesivo.

Otro sistema de éxito en los últimos años ha sido el Trek IsoSpeed. Un pequeño casquillo que une el tubo horizontal y del sillín y que tiene autonomía para proporcionar cierta flexión en la zona. Lo lleva la actual Trek Domane de carretera, tanto debajo del sillín como en la dirección, o la Trek Pro Caliber de MTB.

Sistema Trek IsoSpeed
Imagen: Sistema Trek IsoSpeed.

Existen otras bicicletas de carretera de éxito con microsuspensiones, como la Specialized Roubaix con el amortiguador de dirección Future Shock, que también posee la Specialized Diverge de gravel. O la Cannondale Topstone Carbon de gravel, con el sistema Kingpin con tirantes flexibles y un punto de giro en la unión de tirantes con el triángulo delantero.

Compártelo
Deja un comentario

1 comment
  • Nunca me
    acostumbré al Brain. Los bloqueos no eran efectivos ni en el momento adecuado. Por no hablar de la poca fiabilidad, ya que tuve que repararlo 3 veces en un año. La única ventaja era el aspecto estético al prescindir de mandos de bloqueo y cables. Finalmente cambié de bici y he vuelto al bloqueo tradicional con mando en manillar, concretamnte Fox 34 y estoy encantado.