Las 10 mejores bicicletas de Cross Country del mercado

Las 10 mejores bicicletas de Cross Country del mercado

Vista aérea de ciclista en bicicleta de montaña

Las bicicletas de Cross Country han evolucionado tanto en los últimos cinco años, con la aparición de nuevos diseños, geometrías o inéditos sistemas de suspensión, que es difícil hacer una selección de las mejores de la modalidad.

Dentro del XC actual se han multiplicado las tendencias, conviviendo en el mercado desde rígidas completas para rodar por pistas a toda velocidad hasta doble suspensión con montaje de Cross Country pero geometría de Trail, o viceversa.

El abanico de opciones es muy amplio. Pero este ranking de 10 modelos representan cada una de estas tendencias, además de contar con un gran desarrollo en competición a sus espaldas y un buen éxito comercial.

10. BH Lynx Race

Probada en la Copa del Mundo de Cross Country por el equipo español de MTB BH Templo Cafés, donde militan Carlos Coloma y Rocío del Alba, la Lynx Race lleva varias temporadas como doble suspensión de la modalidad, en versiones EVO para competición y RC para un uso más recreativo.

Evolucionó desde la BH Lynx de Trail, adoptando el sistema de suspensión Split Pivot cuyo fiable esquema se ha mantenido casi inalterado 10 años después de su lanzamiento.

En la actual generación se ha rediseñado el cuadro para ganar gramos a la báscula. Pero por encima de todo llama la atención el nuevo juego de la dirección. Prescinde de la tradicional araña y deja hueco libre en el tubo para poder introducir la multiherramienta específica FIT de BH. Ésta incluye útiles para reparaciones de urgencia durante la ruta (llaves, destornillador, tronchacadenas, etc).

Cuadro: carbono o aluminio.

Recorridos de la suspensión: 100 o 120 mm.

Por qué nos gusta: por su cuadro ligero, funcionamiento de la suspensión y por el nuevo diseño de la dirección sin araña.

9. MMR Rakish

Bicicleta MMR Rakish

Otra mountain bike creada en España que nada tiene que envidiar a los modelos de las grandes marcas internacionales. La Rakish tiene una dilatada trayectoria como bicicleta de competición, gracias a su uso por el equipo de la marca, el MMR Factory Racing Team, en las últimas ediciones de la Copa del Mundo.

Su nueva generación, la 2021, aligera el peso del cuadro, llegando en la versión SL de alta gama (la utilizada por el equipo en las carreras) hasta los 955 gramos. La geometría se ha mantenido, en cambio, fiel a anteriores generaciones, con unas medidas equilibradas, reach largo y vainas delgadas, para ser rápida y mantenerse estable en tramos técnicos.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 mm.

Por qué nos gusta: por ser fiel al XC clásico, sin radicalizar su cuadro, introduciendo pequeñas mejoras para ser más ligera y polivalente al mismo tiempo.

8. Cannondale Scalpel

Bicicleta de montaña Cannondale Scalpel

La Cannondale Scalpel posee una larga trayectoria como una de las doble suspensión más rápidas y avanzadas del mercado. También emergió de la competición y ahora es una de las bicicletas de Cross Country más vendidas en todo el mundo.

Las señas de identidad de la Scalpel son, en primer lugar, su ligero cuadro de carbono Ballistec de 1.900 g, con fibras especiales absorbentes en el punto de giro de la rueda trasera, en lugar de emplear rodamientos. Con esto se consigue aligerar el cuadro, reducir la complejidad mecánica del sistema de suspensión y aportar rigidez en la zona, muy útil a la hora de acelerar o subir.

En segundo lugar, está el trabajo de integración del amortiguador en el tubo superior, que deja más espacio para la instalación de un portabidón y la extracción rápida de la botella para beber. Y, continuando con la suspensión, no nos podemos olvidar del montaje de la horquilla monobrazo Lefty, toda una innovación de Cannondale que sigue muy presente en los circuitos de XC.

Cuadro: carbono o aluminio.

Recorridos de la suspensión: 100 o 120 mm (versión SE).

Por qué nos gusta: por el diseño de su cuadro y tecnologías únicas de suspensión.

7. Mondraker Podium Carbon

Mondrajer F-Podium

La carta de presentación de la Mondraker Podium Carbon es indudable: tener el cuadro de mountain bike fabricado en serie más ligero del mercado. El de la nueva generación se queda en 775 gramos, gracias a su fabricación Stealth Air basada en la distribución estratégica de las fibras más rígidas o más flexibles dependiendo de la zona del cuadro.

De esta manera, los tirantes aglutinan el carbono más flexible, que permite absorber las vibraciones generadas por el terreno, mientras que el triángulo delantero o la dirección se ha creado con las fibras más rígidas y ligeras. Todo esto con un diseño de tubos estilizado que potencia la aerodinámica y un montaje de componentes exclusivos.

El resultado es una rígida de competición con un peso de 7,8 kg en su versión de alta gama (RR SL), más ligera que muchas bicicletas de carretera.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 mm.

Por qué nos gusta: por su extrema ligereza y montajes de calidad.

6. Canyon Exceed

Bicicleta Canyon Exceed

La Canyon Exceed es la rígida de Cross Country más orientada a la competición de la marca alemana. Recientemente ha recibido mejoras para adaptarse a las nuevas exigencias de los circuitos de XC, mucho más técnicos que los de hace unos años. Para ello se lanza ligeramente la dirección hasta los 69º y se alarga el reach 10 mm con respecto a la anterior generación.

Además, en sus montajes de gama superior incorpora componentes innovadores, como el manillar integrado y aerodinámico de carbono Canyon CP08 o la tija telescópica invertida DT Swiss D 232 One específica para XC.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 mm.

Por qué nos gusta: por sus adaptaciones de geometría al XC actual sin perder su esencia. También por su cockpit manillar-potencia integrado que aligera el peso.

5. Scott Spark

Bicicleta de montaña Scott Spark

La bicicleta con la que el suizo Nino Schurter se ha proclamado campeón del mundo de Cross Country en varias ocasiones se ha convertido en referencia de los circuitos, no sólo los del XC clásico, también en pruebas de larga distancia o por etapas.

Inicialmente creada para ruedas de 27,5″, la bicicleta de doble suspensión y 100 mm de recorrido ha optimizado su diseño y esquema de suspensión para las de 29″, el único estándar que se ha acabado adoptando en competición.

El cuadro de la Scott Spark destaca por sus formas compactas, triángulo trasero de carbono de una sola pieza y también por el anclaje Trunnion del amortiguador, que acaba integrándose a la perfección junto al tubo del sillín. Además, gracias a este tipo de anclaje, el amortiguador se coloca invertido, con las partes más pesadas hacia abajo para concentrar el centro de gravedad más cerca del suelo e incrementar así la estabilidad.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 mm.

Por qué nos gusta: por su diseño y tecnologías orientadas a la competición, además de por su sistema de suspensión trasero innovador.

4. Specialized Epic

Specialized Epic

La Specialized Epic, la bicicleta de mountain bike más laureada en competición de la historia de Specialized, se ha mantenido fiel a sus orígenes, que se remontan al año 2002. Su tecnología de doble suspensión Brain sigue estando presente en el modelo actual, aunque con modificaciones.

El Brain, el cerebro de la suspensión trasera de la Epic, es una válvula de inercia responsable de activar el amortiguador sólo si recibe un impacto. La válvula, inicialmente colocada sobre el amortiguador y en perpendicular al tirante izquierdo, se «oculta» ahora en la vaina izquierda, muy próxima al eje trasero, para acelerar aún más su respuesta.

Además del Brain trasero, el reciente modelo también incorpora esta solución dentro de la horquilla RockShox SID SL, con un dial de ajuste para modificar su nivel de sensibilidad.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 mm.

Por qué nos gusta: un cuadro ligero pero adaptado al XC más técnico y la fidelidad al sistema de suspensión Brain, ahora también en el eje delantero.

3. Trek Supercaliber

Trek Supercaliber

Las innovaciones tampoco paran en otra marca puntera como Trek. Su gran novedad en la parcela del mountain bike viene dada por la Trek Supercaliber, un híbrido entre rígida y doble suspensión XC que ya ha dejado muy buen sabor de boca entre los integrantes de su equipo de Copa del Mundo.

El por qué de esta denominación híbrida se debe a su IsoStrut, un amortiguador estructural integrado en el tubo superior del cuadro que ofrece un recorrido ajustable de 60 mm. Con esto Trek quiere tener una variante de su rígida tradicional Procaliber añadiendo mayor absorción y estabilidad en el tren trasero, prescindiendo de realizar modificaciones más profundas o añadir las piezas y tornillos de una suspensión trasera convencional.

Así, la Supercaliber ofrece un rendimiento de rígida con suspensión delantera y se vale del IsoStrut para que el biker supere mejor obstáculos, saltos o bajadas de los circuitos. Toda una revolución en la modalidad que a buen seguro tendrá imitadores en el futuro.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 / 60 mm.

Por qué nos gusta: el concepto del amortiguador estructural es muy innovador y práctico y marcará tendencia en el futuro.

2. Orbea Oiz

Bicicleta Orbea Oiz

La Orbea Oiz aúna tecnología, fiabilidad, carácter de competición, versiones adaptadas con precio contenido para bikers aficionados. Por eso ha sido una de las bicicletas de mountain bike más vendidas de los últimos años.

Su cuadro de carbono actual está fabricado con fibras de alto módulo (OMX), con una construcción especial de los tirantes para que logren flexar lo suficiente para ahorrar la instalación de un punto de giro extra en el sistema de suspensión UFO.

Además, las versiones de aluminio también están muy trabajadas, con un hidrformado especial que oculta al máximo las soldaduras del metal. Estas variantes de aluminio se ofrecen con suspensiones de 120 mm, más adaptadas a un uso Maratón o incluso Trail, manteniendo al mismo tiempo la geometría puramente XC de los modelos de carbono.

Cuadro: carbono o aluminio.

Recorridos de la suspensión: 100 o 120 mm.

Por qué nos gusta: una bicicleta líder en ventas por su calidad del cuadro, detalles prácticos y varios montajes adaptados para los no profesionales.

1. BMC Fourstroke

BMC Fourstroke

Por último, a la cúspide de nuestro ranking llega un auténtico objeto de deseo. La BMC Fourstroke, la doble suspensión del último ganador del Mundial de Cross Country, el francés Jordan Sarrou. Se trata de una bicicleta que ya deslumbraba cuando corría con ella Julien Absalon antes de retirarse. Pero ahora es una bicicleta mejorada, con cuadro completamente fabricado en carbono premium, incluida la bieleta de la suspensión trasera.

La geometría también ha sido redefinida, lanzando el ángulo de la dirección hasta los 67,5º, alargando el reach hasta los 445 mm (talla M) y manteniendo compactas las vainas (429 mm).

Además, incorpora en sus mejores montajes la tija telescópica RAD de dos posiciones, 100 gramos más ligera que una convencional, así como el guiado completo del cableado y protecciones especiales para las vainas, bieleta de carbono y dirección.

Cuadro: carbono.

Recorridos de la suspensión: 100 mm.

Por qué nos gusta: por la calidad y ligereza de su cuadro, geometría agresiva y soluciones prácticas, como la tija telescópica RAD.

Compártelo
Deja un comentario

El blog de Tuvalum