Bicicletas y consejos para ciclistas como tú
Buscar
Buscar
Bicicleta de contrarreloj vs. ‘cabra’ de triatlón: ¿Son lo mismo?

Bicicleta de contrarreloj vs. ‘cabra’ de triatlón: ¿Son lo mismo?

Ciclismo de carretera contrarreloj
Imagen: paolo candelo / Unsplash

Las bicicletas de contrarreloj y triatlón tienen un único propósito: ganar segundos al crono. Por esta razón, emplean diseños innovadores y aplican la última tecnología en materiales y componentes.

Espectaculares y llamativas, podrían parecer bicicletas idénticas. Pero las bicis o cabras de contrarreloj y triatlón tienen, cada una, sus particularidades. Las analizamos y enfrentamos para saber qué las diferencia y cómo las usan los ciclistas y triatletas.

La bici de contrarreloj: qué es y para qué sirve

La bicicleta de contrarreloj es una bicicleta aerodinámica que se usa, principalmente, en competiciones contra el crono, tanto individuales como por equipos. Monta un cuadro en fibra de carbono donde el concepto aerodinámico se lleva a la máxima expresión.

Los tubos del cuadro tienen formas específicas para conseguir que la resistencia contra el viento sea mínima. En este sentido, las ruedas cuentan con llantas de perfil alto o aerodinámico, incluso completamente opacas, como es el caso de las ruedas lenticulares.

Triatleta
Imagen: Depositphotos

En definitiva, el diseño y la geometría de este tipo de bicicletas exprime al máximo la capacidad de rodar a gran velocidad durante el mayor lapso de tiempo posible.

En las bicicletas de contrarreloj, la base o distancia entre ejes se acorta con respecto a una bici aero convencional

Su geometría es más agresiva que la de una bicicleta de ruta aero, con un triángulo trasero muy compacto. La rueda, en muchos casos, está colocada justo por debajo del tubo del sillín, lo que acorta la distancia entre ejes. Esta modificación favorece una postura muy acoplada del ciclista, con la espalda casi paralela al suelo.

La cabra de triatlón: características y propósito

La cabra de triatlón es también una bicicleta aerodinámica, pero con diferencias en geometría y componentes, ya que su finalidad no es exactamente la misma. Los triatletas de media y larga distancia la emplean en los tramos de ciclismo de sus pruebas. Es una bicicleta cuyo único objetivo es rodar por el llano a gran velocidad.

Su diseño se centra no sólo en la aerodinámica, sino también en el confort del ciclista. En un triatlón, la distancia en la modalidad de ciclismo puede oscilar entre los 90 y 180 km. Por ello, es una bicicleta con una base más grande. La distancia entre ejes es algo mayor que el de una bici de contrarreloj y el ángulo del tubo del sillín es más vertical, lo que penaliza en aerodinámica, pero incrementa el confort.

Tanto el sillín como el manillar de acoples (o de triatleta) confieren una posición del ciclista donde lo importante es también la comodidad. Asimismo, suelen contar con algún anclaje extra en el cuadro para instalar un portabidón y garantizar así el avituallamiento durante la prueba.

Bici de contrarreloj o de triatlón: ¿Qué las diferencia?

Aunque el punto de partida de una bici de contrarreloj y de una cabra de triatlon sea parecido, sus diferencias en cuanto a uso y aerodinámica conllevan algunas particularidades.

Diferente geometría

El cuadro de una bicicleta enfocada a contrarreloj es, de entrada, más reactivo, ágil y nervioso. La posición del sillín es algo más retrasada que en la de triatlón y prescinde de ciertos accesorios, como puede ser el segundo portabidón. El resultado, más aceleración y más ligereza con respecto a una cabra de triatlón.

Diferente confort

Una cabra de triatlón ofrece una posición más cómoda del ciclista, pues debe permitirle rodar más tiempo acoplado, casi tumbado, sobre el sillín. En una bicicleta para contrarreloj, el esfuerzo no superará, por lo general, la hora de duración. Por ello, se puede emplear un diseño agresivo que permita una postura más aerodinámica. Elementos como el sillín o el manillar son, de entrada, menos confortables, pero más compactos y ligeros que los de la bici de triatlón.

Diferentes accesorios

Durante las tres o cuatro horas que el triatleta pedalea en su cabra, necesita avituallamiento líquido y sólido. Por ello, las bicis específicas de triatlón incluyen compartimentos compactos anclados al cuadro, de diseño aerodinámico. Pensemos, por ejemplo, en el segundo portabidón, un accesorio del que prescinde la bici de contrarreloj.

Ciclista con bicicleta de triatlón
Imagen: elihudelvalle (Pixabay)

¿Se puede usar una bicicleta de contrarreloj en un triatlón?

La respuesta es simple: sí.

Es posible y puede que no sea una elección descabellada para triatlones de corta y media distancia, o con muchos cambios de ritmo. Su carácter más agresivo y ágil puede favorecer en estas situaciones. De hecho, muchas marcas ofrecen un modelo único para contrarreloj y triatlón. Luego es el ciclista quien adapta componentes y accesorios en función de la disciplina.

Las bicicletas de contrarreloj están más limitadas en diseño y geometría, de acuerdo con las normas de la UCI

Sí es cierto que para pruebas de gran fondo, tipo Ironman, puede resultar una bicicleta incómoda.

En el campo profesional, las bicicletas de contrarreloj cuentan con limitaciones de diseño estrictas, marcadas por la Unión Ciclista Internacional, lo cual impide personalizar su geometría al máximo. En pruebas de triatlón, sin embargo, cada cabra puede contar con un diseño específico para cada corredor.

Utilidad más allá de la competición

Tanto la bici de contrarreloj como la cabra de triatlón son bicis diseñadas para competir. Esto conlleva importantes inversiones en material ligero y en aerodinámica por parte de las marcas. De allí su elevado precio, no apto para todos los bolsillos.

Pueden ser una buena opción como segunda bicicleta, enfocada en entrenamientos de nivel

Ninguna de las dos sirve para rodar de forma relajada. De hecho, su geometría y comportamiento requieren de cierto nivel y preparación. No obstante, si compites de forma ocasional en carretera y no escatimas en gasto, adquirir una bici de contrarreloj o triatlón puede ser una buena idea. Como segunda bicicleta, pueden ayudarte a dar el salto de calidad que necesitan tus entrenamientos.

Con estas máquinas acostumbrarás al cuerpo a trabajar con grandes desarrollos y a perfeccionar tu postura aerodinámica sobre la bicicleta. En definitiva, podrás mejorar tu capacidad de rodar en llano, acumulando muchos kilómetros a alta velocidad.

Compártelo
Deja un comentario